miércoles, octubre 25, 2006

Deuda de Sangre

17/11/2002...ya ha llovido ya.....
-----------------
Esta cinta de Eastwood, es un thriller CREPUSCULAR, de policías, o al menos lo intenta. Una vez más, y abandonado el género de Clint por excelencia (el Western, cerrado de manera INALCANZABLE, PERFECTA con "Sin Perdón") se vuelca en su segundo y amado género, el Thriller policíaco. En la estela de "Poder Absoluto" (cinta mucho mejor a esta, con mejor historia y una factura visual impecable), "Ejecución Inminente" (echada a perder en los minutos finales, por lo apresurado del final) o "Impacto Súbito" nos encontramos con esta "Deuda de Sangre".

La historia trata de un ex-agente del FBI, que no pudo resolver su último caso de asesino en serie que le dejaba mensajes PERSONALES, pues en plena persecución sufre un infarto. Tras un trasplante de corazón y dos años, retirado se enfrenta a un nuevo caso, encontrar al asesino de la persona que le "prestó" el corazón. Clint encarna a un detective, más en la línea de William Munny, que de un Callahan, por lo de achacoso, viejo, torpe, pero lúcido y resolutivo.

Como decía antes, es muy similar a todos los anteriores "thrillers" de Eastwood (y he visto todas las películas que Eastwood ha dirigido, excepto "Breezy"), un autor al que le interesa más el dibujo de los personajes que los encajes de bolillos para sorprender en un giro final con el más difícil todavía. De hecho si a pesar de no ser ningún bodrio, "Deuda de Sangre" es uno de los Eastwood's más flojos de los últimos años eso se debe a cierta persona (con nombres y apellidos) que se ha empeñado a toda costa en "modernizar" o "actualizar" (como si le hiciera falta) la trama de "Deuda de sangre" para añadirle esa "sorpresita final" que tanto gusta a guionistas barbilampiños y que tan buen rédito suele dar en las plateas de todos los cines del mundo.

Pero la maniobra (como era de prever) se ha saldado con un fracaso, porque al público maduro [impresionante lo alta que era la media de edad en la sala] al que le gusta Eastwood no le suelen gustar las tonterías, truquitos y trampas que suelen poblar las películas de última hornada (como si fuera obligado en un "thriller" dejar con la boca abierta a los espectadores con la resolución final de la trama), y por otra parte al público más joven al que le gusta que una película sea una montaña rusa (sobre todo en su tramo final) le resultará profundamente decepcionante y aburrido el estilo clásico de rodar de Eastwood: Poco montaje; planos largos y sostenidos; encuadres milimétricamente compuestos y con la cámara anclada en el suelo; pocas secuencias de acción; las cartas de la trama puestas sobre el tapete BOCA ARRIBA, desde los primeros instantes; esa serenidad; ese acabado de las imágenes; ese cuidado montaje alejado de cualquier agresividad. Es decir, donde nunca sobra un plano, ni nada está dejado al azar. En la línea de Eastwood, que tiene la manía de convertir los rutinarios movimientos de sus personajes en detalles cruciales para la historia (basta la secuencia de Clint entrando en el barco de Daniels, por única vez, el detalle de las zapatillas, Clint recorriendo las escenas de los crímenes, etc...

Por lo tanto la maniobra para intentar gustar a cirios y troyanos se ha saldado con el previsible fracaso ya que entre ciertos grupos de población Eastwood no tiene nada que hacer para captar nuevo público, y lo que debe hacer es mantener al menos el que tiene, cosa que me temo ha ido perdiendo desde el coyuntural éxito de "Los Puentes de Madison". De todas formas, Eastwood tiene su propia productora, Malpaso, y es un director poco dado a los dislates ("Deuda de Sangre" se rodó prácticamente en un mes), por lo tanto con toda seguridad y aún a medio gas en las taquillas, sigue siendo rentable...aunque no sé si Warner (la Major que distribuye sus películas) considerará rentable una cifra que no exceda X número de ceros, que es a lo que las Majors están acostumbradas.

En el apartado cinematográfico, "Deuda de Sangre" falla totalmente en la adaptación de la novela de Michael Connelly, la mayoría de cambios introducidos por el necio Brian Helgeland (cuyo único timbre de gloria fue ayudar a Curtis Hanson a terminar el guión de "LA Confidential"; y cuyo historial delictivo, incluso en la dirección incluye "Payback" o "Destino de Caballero") son detestables y van encaminados a convertir "Deuda de Sangre" en una película para ese tipo de público acostumbrado al "efecto montaña rusa" en los guiones.
Hanson altera detalles CRUCIALES y FUNDAMENTALES de la trama para empobrecerlos, vulgarizarlos, estandarizarlos y convertirlos en material de desecho que pueda ser fácilmente deglutido, olvidando que el "target" de las películas de Eastwood es un público que por gustos, mentalidad y edad anda bastante alejado de este tipo de tonterías.

Metido en este gigantesco berenjenal (del cual Eastwood, como director y productor, o sea como máximo responsable del proyecto no está exento de culpa al aceptar semejante bazofia, que sería mala incluso como guión original. Aunque habría que conocer también si tuvo presiones de Warner para aceptar el guión de Helgeland tan cual) Eastwood lucha por seguir siendo Eastwood, su película tiene el mismo estilo clásico de siempre, e incluso con la cámara se dedica a sabotear a su guionista (el espectador sabe antes de tiempo quién es el asesino, NO por un fallo de la película ni porque lo diga el guión, SINO porque Eastwood se dedica con la cámara a mantener planos, inocuos pero altamente sospechosos, de cierto personaje diciendo "No hagáis caso a lo que dice el gilipollas de mi guionista. Yo juego limpio...ESTE TIO es el asesino, aunque el guionista os la esté intentando colar con burdos trucos de escuela de cine").

En cuanto a las interpretaciones, en la línea como decía antes de un héroe viejo. Acompañado de una genial Angelica Huston en un pequeño pero intenso papel, y una normalita Wanda de Jesus. Jeff Daniels tiene que lidiar con un personaje poco perfilado pero crucial como vecino de Eastwood, y sale más que airoso. Destacar los créditos de inicio, y la banda sonora que están muy bien.

Resumiendo, "Deuda" me parece una muestra demoledora de decadencia impensable en un director como Eastwood (y Allen si no rectifica va por el mismo camino), en la medida en que, sin necesidad de pedirle obra maestra alguna en cada estreno, su experiencia dentro del thriller es tan amplia que siempre imaginé que al menos tendría la misma sensación que con las geniales "Poder Absoluto" y la IMPRESIONANTE, PERFECTA, GENIAL, MAGNIFICA "Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal". En fins, que es una cinta sin gancho para ser de Eastwood, pero que está por encima de la media de lo que nos viene de USA, y que permite seguir viendo a un vetusto Clint, que no ha sabido lidiar con un mal guión, pese a sus intentos visuales de enmascararlo.

Puntuación:
Deuda de Sangre --> 6 / 10

No hay comentarios: