lunes, noviembre 27, 2006

Licencia para matar


He visto por fin la nueva entrega de Bond, James Bond. Creo que es necesaria una introducción. Soy un fanático de la saga de Bond. No porque las haya visto todas, me sepa las historia de memoria..sino porque el Universo Bond me fascina. Dentro de las pelis de Bond todo vale, siempre y cuando siga unas leyes no escritas. Obviemente hay pelis y PELIS de Bond, pero el personaje, casi siempre, ha seguido el mismo Lev Motiv.

Luego colgaré mi crítica de "Muere Otro Día" (la para mí mejor cinta de Bond de la era Brosnan), pero, siendo justos con "Casino Royale", esta me ha encantado.

Muchas "ostias" le han caído a Daniel Craig antes de ni siquiera enfundarse el smoking. Pero este tipo, no sólo pasa con nota el examen, sino que marcará una época en la historia de Bond. Tan bueno, estoy seguro, como la de Brosnan. Mejor que la Dalton y Moore.. ¿Why? ...pues porque esta PRIMERA entrega de la historia de Bond ("Casino Royal" es una precuela, es LA GÉNESIS del personaje) exigía un personaje RUDO, falto de estilo, de modales, pero que LOS ADQUIERE, LO APRENDE, y sobre todo GESTA un personaje.

Es impresionante todo lo que hay que esperar para oir ese: "Mi nombre es Bond, James Bond"..pero es que suena, en el momento que Craig SE CONVIERTE en Bond. Hasta entonces, está aprendiendo a ser un agente doble cero. Creo que da la talla sobradamente como decía...

Esta cinta, como decía cuenta como un agente secreto pasa a tener licencia para matar. La primera misión de Bond, donde aprende a ser duro, a sufrir, a pensar, a ser frío, a ser calculador, a ser misógino, etc. Me encantó, me chifló la manera en que conocemos porqué Bond viste (y de que manera tan elegante) smoking. Porqué le gusta el Martini con Vozka mezclado no agitado (¿o era al revés?), porqué le encantan los Aston Martin, porqué esa relación con M, etc....

Bond se forja a través de la película, y el espectador con él. Asistimos a una acción contenida y más real que nunca. Vemos correr a Bond como correría un tipo que persigue a un negro con una mochila llena de explosivos, como le "ostian" hasta en los genitales (literal), etc...

El guión es complicado, pero se desarrolla con fluidez y resulta propicio para lo que se pretendía. No hay giros inexperados, todo lo contrario, son lógicos y adivinables. Pero esto no es fallo, sino que es lo que debería pasar y por tanto no queda fatal.

En fin, tampoco quiero destriparla del todo. Creo que como amante de las pelis de Bond he quedado totalmente satisfecho. La cinta está llena de ironía, diálogos entretenidos y originales. De acción, de chicas despanpanantes, de coches último modelo, y de la melodía de Bond.

¿Mezclado o agitado?

No hay comentarios: