domingo, enero 14, 2007

A Good Year

O "Un Buen Año" como se ha traducido en España. Es la última película del Russell Crowe. Una comedia romántica (porque en el fondo lo es) que nos cuenta la historia de un gran hombre de negocios y "brooker" de la "city" de Londres que de repente herada la casa y los viñedos de un tío suyo que residía y hacía vino en Francia. Su vida cambiará....y la de los espectadores....porque....vaya truño de cinta.

Lo que más me revienta es que un tío como Ridley Scott sea capaz de perpetrar una cosa como esta. ¿Las buenas maneras y el saber hacer es efímero?

No sabría por donde empezar a contar lo mala que me ha parecido..bueno..lo mala que es. Haré una enumeración..una lista y que cada uno vea que es lo que peor le parece:
  • La historia no tiene ni pies ni cabeza. No cuela nada sobre la vida del protagonista, ni sobre los personajes que encuentra en el pueblecito...
  • La definición de los personajes es tan amplia como el mecanismo de una bolsa de plástico.
  • Electroencefalograma plano el de Marc Klein al crear el guión sobre la novela (que no he leído..pero que seguro tiene mucho más mérito)
  • La nula dirección de actores por parte de Scott, que unido al punto segundo y al del guión, hace que sea una mierda e inaguantable tener a los personajes juntos en escena
  • La dirección de producción es nefasta. ¿Alguien se cree esos decorados y localizaciones?
  • Las escenas cómicas dan bastante grima y no producen risa. Especialmente la del coche y los ciclistas
  • No hay química entre las supuestas parejas románticas, ni entre las antagónicas.
  • La selección musical, con esa canción de "Moi Lolita" para introducir Francia, simplemente dan asco....
Habría muchas más, pero creo que mi blog no se merece tanta mala baba y bilis :)

Al menos hay UN punto destacable...lo único de calidad que hay en la cinta (y no es cuando pone FIN), que es el gran Albert Finney. Lo poco que está en pantalla, por si solo, merece la pena.

En fin, una cinta despreciable muy mala, que nos enseña la decadencia de un director como Ridley Scott...bastante triste. Ahora sólo me queda confiar en el bueno de Clint....

No hay comentarios: