martes, enero 02, 2007

The Illusionist

La verdad es que es bastante triste el poco Cine que he visto estas ¿vacaciones? de Navidad. Entre actos sociales, opíparas cenas y comidas, compras y consola :-P poco tiempo ha quedado para el Séptimo arte. Menos mal que mi DIVXteca aún guarda algunas joyas y el otro día puede degustar una muy buena..."El Ilusionista"


La cinta del director Neil Burger, prácticamente debutante, pues su anterior filme era casi un documental sobre la muerte de John F. Kennedy, trata de una manera mágica una historia de amor, odio, venganza y misterio..sobre todo misterio.

Voy a tratar de NO "spoilear", y contar lo justo para que nadie pierda la ilusión de verla.

Cinta ambientada en la Viena de 1900 (o por ahí) aunque rodada en Praga (que luce bellísima, que ganas de visitarla). Todo empieza cuando un joven aprendiz de trucos de magia se enamora de una niña. Ambos son separados (vienen de clases muy diferentes) y cada uno se forja un futuro. Uno, se convertirá en un mago muy especial, rodeado de unos trucos increíbles, y ella, será la consorte del heredero al trono de Austria.

A parte de que el argumento se recrudece y retuerce mucho más de lo que puedo contar, lo mejor sin duda son las interpretaciones del trío principal, y sobre todo las muy excepcionales interpretaciones de Edward Norton y Paul Giamatti. Y la "química" que se produce entre sus personajes. Vista en versión original (con subtítulos) se puede apreciar el duelo interpretativo, pero que trasciende más allá de dos personajes distintos pero muy parecidos en cuanto a sus motivaciones a convertirse en una pareja con una química excelente. Ambos dos se compenetran en pantalla de manera impresionante. La tercera es Jessica Biel, la florero que luce bien y no lo hace mal durante el metraje.

Los otros dos aspectos que me han maravillado de la cinta son sin duda sus mejores puntos fuertes, uno de dirección/guión (a cargo del propio Burger a partir de un relato corto de Steven Millhauser) y el otro de diseño de producción: a) El hacernos caminar dubitativos -y con ojos hasta infantiles- en la frontera de la ilusión, al no saber como espectadores si estamos ante una historia fantástica y mágica o ante un ilusionista sublime; el director juega [hasta abusar un poco con alguna trampa, cierto es] con nosotros aprovechando las posibilidades que le ofrece este tipo de historia. Los efectos especiales son fantásticos y ayudan sobre-manera a crear este efecto en el espectador. b) El hermoso aspecto visual de la película, con su lograda ambientación, esos exteriores de Praga, esos interiores en
los teatros, me gusta hasta el maquillaje :), valga como ejemplo esos mofletes sonrosados que le colocan a Jessica Biel tras el fornicio la hacen deliciosamente "refollable".

También he de destacar que Burger hace un impecable, importante y sesuso uso de "flash-backs" para asentar, establecer, explicar y dar consistencia a la historia. Esto es así, de tal modo (quizá abusivo) que toda la cinta, o gran parte de ella, es en sí misma un flash-back.

Como decía la cinta plantea ser una historia de amor, venganza, etc... Yo me quedo, quizá con el mensaje última de la misma: Que hay emociones, sentimientos o fuerzas que justifican que los personajes se pasen las leyes (físicas y legales) por donde les parezca (el ilusionista, el policía, ella, el príncipe, etc....).

En fin, una cinta con un buen guión, muy buena realización y dirección de producción, dos grandes interpretaciones y una puesta en escena maravillosa.

No hay comentarios: