domingo, noviembre 11, 2007

Lucky You (2007)

Tengo un amigo y compañero de la oficina que piensa que somos como competimos, o competimos tal y como somos. Ya sabe, que en este caso, estoy 100% con él. Siempre he creído que uno, cuando realiza una actividad deportiva en grupo, se comporta tal y como es él, ni más de menos. Es decir, si uno es taimado, cauto, pensativo, nada dado a arriesgar, en el F7 por ejemplo, cuando reciba un balón, se lo pensará, no jugará rápido, segúramente devolverá el balón a una posición defensiva, etc. Y aún más allá. Nuestra forma de ser, sobre todo en temas de ambición, arriesgar, ser valiente, "lanzado", etc., regirán mucho el devenir de una participación en una competición deportiva. Yo lo veo claro, tendrá más ansias de ganar, de mejorar, de superarse, en un partido de fútbol (o de frontenis, o de pelota mano, o de mús) quien en la vida es así, de esa manera.

Pues bien, la cinta que comento hoy, Lucky You (2007) trata de eso. De un jugador de poker, que dedica a eso, a día a día pasarse más de 18 horas jugando. Perdiendo fortunas y ganado millones. Perdiendo 200$ y ganando 20.000$ o al revés. Algo bastante habitual en USA (en Las Vegas casi monopolio, pero en otras ciudades también, como Atlantic City, etc...) y bastante tonto (si se me permite el pensamiento simplista claro) ya que se demuestra que si un tipo es capaz de ganar 20.000$ en una sola noche empezando con 100$, joder..hazlo dos días al mes y luego vive normal..pero no, las adicciones son lo que son.

Volviendo al flim, que se me va la pinza, la historia cuanta como Huck Cheever (Eric Bana) quiere ganar un torneo de Poker (las series mundiales, es decir, el torneo USA, que ellos siempre consideran que es el torneo mundial). Para ello, debe primero conseguir la entrada (10.000$) partiendo de que no los tiene. Por ahí está la sombra, alargada, del bi-campeón anterior, L. C. Cheever, que no es otro que el gran Robert Duvall, que encima es el padre en la película de Bana. Además, se mete de por medio la rellenita pero siempre atractiva Drew Barrymore, que se enamora del perdedor y jugador Bana. Este también cae enamorado de ella.

Lo más atractivo de la cinta no es el juego, el poker (que mucha veces, cómo aquí no somos empedernidos del mismo, nos perdemos), sino la idea de planteamiento de vida y sobre todo, de como Bana afronta su vida, y las partidas de Poker. Justo al reves de cómo yo postulaba al principio (algo era ello, y por eso mi introducción). Según todo el mundo, pero sobre todo su padre, Huck Cheever en las partidas juega cómo debería llevar si vida, y lleva su vida cómo debería jugar las partidas. Yo no lo creo, y la película en el fondo me da la razón :)

Por lo demás, la cinta es entretenida. Algo lenta durante su primera mitad, pero bien facturada (una realización impecable) y unas 3 muy buenas interpretaciones. La dirección corre a cargo de Curtis Hanson, un muy bien director que siempre nos deja algo bueno (hasta en "8 Mile" había algo decente) y normalmente tiene un cuidadoso trato a los personajes y la historia. No en vano, es casi siempre, como aquí, guionista de la cinta. Las interpretaciones como decía son perfectas. De Duvall poco que decir ya. De la Barrymore, pues da una mala (las de acción) y una buena, las cintas cómo esta donde deja fluir la interpretación. El Bana, es que a mi el chico este me parece muy bueno. En "Munich" estaba genial. En "Troy" hizo todo lo que pudo con el personaje de Hector. Y tanto en "Hulk" como en "Black Hawk Down" él posíblemente era de lo mejorcito.

En fin, una cinta buena, con una historia interesante y con una realización cuidada y buena, así como las interpretaciones principales. Merece la pena :)

No hay comentarios: