sábado, enero 05, 2008

ONCE

Vaya folletín. Joder...vaya tostón de película. En primer lugar porque es un musical. Si..un musical, porque los actores se pasan 3/4 partes de la cinta cantando..luego es un musical :)

La cinta trata de más o menos lo siguiente: "Un tío que toca la guitarra en la calle, para sacarse un poco de pasta adicional del trabajo que realiza con su padre, y para poder expresar las canciones que compone, recibe un buen día la visita de una inmigrante checa. Esta joven y guapa mujer, entabla amistad con el guitarrista y comparten unos días de música y confidencias"
Vamos, lo que viene siendo un melodrama de chico conoce a chica con problemas..pero con guitarra y compositor de por medio.

La historia no es nada nueva. Al contrario, es muy convencional y la nota discordante del resto de "telefilmes" de Antena 3, la pone la música. Pero es ahí donde el director John Carney (prácticamente un desconocido) mete la pata hasta el fondo. Las escenas musicales son..simplemente...SOPORIFERAS. Aburridas, sosas, y sobre todo, cargantes. Está muy bien que asistamos como el chico le canta a la chica la canción más bonita que ha compuesto..pero joder..tragarnos 3 y 4 veces la canción (o variantes) en diversos momentos es la leche.

Además, en el fondo se trata de contar la vieja historia de pareja, de amor a primera vista, de amor imposible, etc...y para eso no hace falta tanto lío ni marear la perdiz tantas veces...

Otra cosa que aburre es la manía del director por hacer unos planos secuencia cansinos. Un plano secuencia es algo bello y un buen recurso cuando la narración así lo requiere. No quieres cortar un hilo conductor, un momento, una escena, o simplemente el montaje jodería la misma. Pues bien, esto no es lo que John Carney hace. Él nos machaca con planos secuencia sin ton ni son...a la mierda.

Lo único destacable son los actores. No porque sean grandes actuaciones (que no lo son) sino simplemente porque son auténticos desconocidos, al menos en el mercado cinéfilo en el que nos movemos, y sin embargo su trabajo no es para nada de mala calidad. Hay frescura y ganas. Otra cosa es que sus personajes sean atroces :) :) pero eso es responsabilidad del propio John Carney que es el guionista también.

En resumen, un tostón de proporciones considerables, que no le recomiendo a nadie. Bueno si, si eres un compositor frustrado o sin que hayas tenido tus 15 minutos de gloria..o sabes lo duro que es componer canciones, quizá, sólo quizá, te sientas identificado con el protagonista y vivas la cinta. Sino, ahora entiendo porqué pasó tan desapercibido en las carteleras el año pasado...es que no hay hijo madre que lo aguante :-P

No hay comentarios: