lunes, febrero 11, 2008

Ni de coña vueles con Air France

Pues por fin hemos conseguido que el dinero que Air France nos robó, chantajeó y humilló en el aeropuerto de JFK sea restituido. Ya está en la cuenta del banco después de que esta mañana ingresara los dos cheques que la compañía nos ha tenido que enviar después de denunciarla ante la OMIC.

Gracias a los abogados, al final la compañía esta francesa de chapuceros, nos ha tenido que devolver el dinero. Por si alguno no lo sabe, el día que volvíamos de nuestra vacaciones en New York, nos presentamos en el aeropuerto JFK para realizar nuestro viaje de vuelta. En los mostradores de facturación fuimos atendidos por personal de Air France que nos facturó el equipaje (poniendo incluso las bandas identificadoras a las maletas) y generando las 4 tarjetas de embarque (JFK --> CDG --> BIO para mi y para mi novia). Sin embargo, no nos las entregó. Apareció una persona de Air France (Pierre-Xavier Héry, al que odiaré toda mi vida) que sin identificar su puesto ni cargo en la compañía nos explicó que NO NOS SERÍAN ENTREGADAS NUESTRAS TARJETAS DE EMBARQUE HASTA QUE NO ABONÁSEMOS EL PRECIO DEL CAMBIO DE LOS BILLETES EFECTUADOS VARIOS DÍAS ANTES EN EL AEROPUERTO DE BILBAO (habíamos cambiado el vuelo BIO --> CDG para llegar antes y no perder la conexión a New York, el día de la ida. DE MANERA GRATUITA por el personal de Air France Bilbao). Es decir, que no podríamos volar a casa sino pagábamos la cantidad que supuestamente debíamos a Air France por un cambio realizado varios días antes por personal de Air France de manera gratuita.

A esta persona se le trató de explicar que el cambio había sido realizado en Bilbao por personal de Air France (esta persona lo ponía en duda una y otra vez, pensando que habíamos cambiado el vuelo nosotros mismo o algo “más atroz”). Que este personal nos había indicado que era gratuito y de hecho, la razón de ser gratuito fue lo que nos impulso a hacerlo. Si VARIOS DÍAS antes nos hubieran explicado que había un coste asociado al cambio NO HUBIERAMOS REALIZADO DICHO CAMBIO. Fueron días después cuando supimos que había un coste asociado, pero “a posteriori” no tenemos la posibilidad de decidir si cambiamos o no, puesto que ya está hecho.

No hubo manera. Estábamos entre la espada y la pared. Estábamos literalmente siendo chantajeados por esta persona de Air France: “O pagáis o no voláis a casa”, pues nuestras tarjetas de embarque (de unos billetes que hemos pagado 1 mes antes. Son billetes que ya nos pertenecen porque los hemos pagado con anterioridad) estaban en sus manos y no nos las iba a dar.

En un país extranjero, con un idioma extranjero y sin posibilidad de hospedaje, etc. Literalmente secuestrados en la terminal del JFK. ¿Qué podíamos hacer?. Nada, sólo pagar. Hay que añadir que la cantidad era asequible (200€ por pasajero), pero nos preguntamos: ¿si hubieran sido 1.000€ por cada pasajero también debemos pagar 2.000€ para volver a casa días después de un cambio realizado por personal de Air France que fue gratuito?. Como entenderán se trata de un momento humillante (has pagado unos billetes pera volver a casa, pero te los tienen retenidos), triste, lleno de tensión, abuso de poder y chantaje (o pagas o no vuelas a casa) que sufrimos dicho día.

Por tanto, reclamamos a la compañía sin éxito un mes después de volver. Pasaron literalmente de mi culo. Pero después de contratar los servicios de Legálitas, ellos han llevado el tema y por fin, hemos recuperado el dinero. Aquí la bajada de pantalones de Air France. Os pego unas capturas de la carta enviada junto con los cheques. Por razones obvias, algunos trozos de la carta están quitados:


Con esto, os animo, por un lado, a no tomar un sólo vuelo de Air France. Por otro, a tener abogados que os ayuden a defender vuestros derechos. Nosotros al menos, hemos justificado a Legálitas por 3 años, con lo que hemos cobrado esta mañana.

Eso si, si algún día me encuentro a Pierre-Xavier Héry, cara a cara, te prometo que pagarás, todas y cada una de las lágrimas que hiciste verter a Ana. Ya sabes, date la vuelta y mira atrás. No verás nada nunca, salvo un día, que notarás mi aliento en tu nuca, y será lo último que tus sentidos sientan, salvo, tal vez, desvanecerse tu vida de tu triste alma.

No hay comentarios: