domingo, febrero 24, 2008

No Country for Old Men

Definitivamente el raro debo de ser yo. Si en mi anterior entrada de Cine sobre Juno echaba pestes porque una cinta que ha encandilado a medio mundo a mi me parecía una mierda, ahora me ocurre lo mismo, pero encima, por partida doble. Ni la película me ha parecido buena (más bien es un truño de proporciones considerables) ni la actuación del actor español Javier Bardem me ha parecido ni tan siquiera destacable.
Los directores y guionistas, los hermanos Joel Coen y Ethan Coen, son en general dos tipos con eso que se llama un universo personal muy particular. Es cierto que sus películas o te atrapan desde el principio o las sufres sin fin. son autores de muy buenas, de grandes películas diría yo, pero también de truños importantes. De las primeras: "Raising Arizona" (1987), "Miller's Crossing" (1990), "The Man Who Wasn't There" (2001) o la impagable "Fargo" (1996). De las malas, esta misma: "No Country for Old Men" (2007), "The Ladykillers" (2004), "O Brother, Where Art Thou?" (2000). De las obras maestras, pues me quedo sólo con "The Big Lebowski" (1998).

En este caso, la historia, quizá su fuerte durante años, es lo más flojo. Es un guión muy simple, trillado y resuelto en los 25 últimos minutos como si de dos niños de primaria se tratase, en lugar de dos guionistas experimentados. Basada en una novela de Cormac McCarthy, la trama no podía ser más sencilla. Un redneck (Josh Brolin) que se encuentra tres millones de dólares provinientes de la droga y un asesino psicópata (Javier Bardem) que le persigue, todo esto en los alrededores de Río Grande, El Paso y demás pueblos fronterizos. Entremedias un sheriff un poco de vuelta de todo, Tommy Lee Jones dándonos fe de lo dura que se ha hecho la vida en los últimos tiempos.

A partir de ahí un despropósito sin fin. Con una voz en off (la del sheriff) que no pinta nada, con una sucesión de escenas duras y sin concesiones, que si bien, están magníficamente rodadas, no aportan nada a la historia. Eso si, el gran mérito de la película está desde luego en el montaje, elegante y sofisticado, en el humor que desprenden muchos de los retratos oriundos y sobre todo en la tensión que la película consigue en numerosas ocasiones. Lo otro mejor de la cinta, es los retazos de la magnífica dirección, la ausencia de elementos extradiegéticos y un manejo del suspense magnífico hace que algunos momentos sean realmente desasosegantes.

Pero a mi jucio, de las interpretaciones sólo se salva el excelso, profesional y grandísimo actor que es Tommy Lee Jones. Hace años que este tipo se ha ganado el olimpo de los actores, y una vez más, saca partido de un personaje súper secundario, terciario, mucho mejor que los supuestos protagonistas, es decir, ni el Brolin, ni Bardem aportan nada nuevo. No es que Javier sea mal actor (aunque en algunos de sus papeles lo haya podido parecer), es que en "No Country for Old Men" sólo se puede decir que no está mal. Pero nada más. Parece que todo el rato tiene que recordar al espectador que está ahí interpretando e intensificando un personaje. en su personaje, el del psicópata, sólo hay eso, "psicopatía", no le aporta nada nuevo al mismo. Además que hay mucho ganado con la caracterización excelente del excelente diseño de producción (no podía ser menos viniendo de Jess Gonchor, excelente diseñador de arte y de producción, el mismo de "The Last Samurai", "The Devil Wears Prada", "A Perfect World"). Es decir, Bardem no me aporta nada con este papel, para qué nos vamos a engañar y adenás algunos ojitos en blanco sobran.

En fin, una cinta pasable, que para nada es digna de tanto elogio, y ni mucho menos la actuación de Bardem es tan genial como nos la venden.

No hay comentarios: