jueves, marzo 27, 2008

Esto también genera violencia

Todo el mundo lo ha visto. Está en muchos vídeos (yo pongo el resumen de ACB Televisión).



Ese balón estaba bajando. No puede ser un error arbitral
, pues hay 3 (si TRES árbitros) viendo el partido. Pero es que además durante todo el partido al Iurbentia Bilbao Basket se le maltrató.

Sólo otro dato, el penoso trío arbitral se retiró al vestuario ANTES que todo el Real Madrid, con prisas, para no enfrentarse a las miradas, protestas y lloros de 4000 personas.
¡¡¡ Que se vayan de este deporte los mentirosos, los que hacen daño a sabiendas !!!


Basta la costumbre, el hábito de ver baloncesto, para saber que en las entradas a canasta, salvo que el defensor corte el balón nada más salir de la mano del atacante, la bola cae blindada. Atajarla descendiendo, cuando es nieve, se pena como delito. De producirse en el minuto 13, seguramente el árbitro habría tenido buen juicio. Un árbitro retirado comentaba hace tiempo que entre los criterios de selección cada vez se reparaba más en cuestiones estéticas. Será para que salgan guapos en la foto (pa-ta-ta), y así luego se retratan, como en Bilbao, en ese iurbentia-Madrid que no debió acabar así.

Atronaban las gradas de La Casilla. El "así gana el Madrid" volvía a adquirir plena vigencia. El líder salvaba los muebles en Bilbao por la falta de arrojo de un trío arbitral al que aún le deben temblar las piernas al recordar el desenlace del partido. También es mala potra, pensarán Martín Bertrán, Conde y Anna Cardús (la gran Anna Cardús qeu ya la ha liado en varias ocasiones en La Casilla), que el Real Madrid mostrara su condescendencia en un duelo que tuvo en su poder y que no supo apartar del precipicio. Una bandeja de Recker taponada por Hervelle ya en sentido descendente y por lo tanto válida, no encontró respuesta en un trío arbitral que se quedo petrificado. Cada uno buscó con la mirada a sus compañeros para ver quién era el valiente que hacia el gesto de dos puntos dirigido a la mesa de anotadores. Parálisis en sus manos. Partido para el grande.

Y estas cosas, favorecer al equipo "blanco", al grande, al de siempre, frente al pequeño, al humilde, generan violencia. Luego pondrán el grito en el cielo porque el público llamó "hijos de puta" a los árbitros. Claro...ellos no lo merecían.

No hay comentarios: