viernes, marzo 07, 2008

Libro de la semana: BARRAYAR

Acabo de terminar con el segundo libro (bueno, tercero si contamos "En Caída Libre") de la serie de Miles Vorkosigan de la escritora Lois McMaster Bujold. Es decir, la continuación de la historia de Cordelia y Aral Vorkosigan iniciada en "Fragmentos de Honor", que ya comenté hace una semana.

Con este segundo libro, he de decir con franqueza que aún me sigo sorprendiendo de cosas que estoy aprendiendo. Mira que un servidor lee bastante, pero aún tengo una capacidad de asombro ante nuevas experiencias en la lectura que me deja pasmado. ¡¡ Que grande !!. El libro es magnífico, sombrío, alucinante, duro y sin concesiones. En muchos momentos desesperante la historia pero genialmente narrada.

Con "Barrayar", Lois McMaster Bujold obtuvo su tercer premio Hugo consecutivo, un palmares que sólo iguala Orson Scott Card en toda la historia de la ciencia ficción. Como es sabido, el premio Hugo es el más prestigioso del género y se elige por votación popular, en ésta pueden intervenir los participantes en la convención mundial de la ciencia ficción (WorldCon) que se celebra cada año, así como varios millares de aficionados. Por ello, la obtención del premio supone el reconocimiento indiscutible del éxito y la popularidad de una novela de ciencia ficción.

La protagonista central es Cordelia Naismith, la madre de Miles. Recién llegada a Barrayar, desposada con Aral Vorkosigan —nombrado regente del imperio—, Cordelia ofrece un punto de vista ajeno y desconcertado ante la estructurada y compleja política cortesana de Barrayar. Con ello, la autora introduce nuevos elementos, entre los que destaca el punto de vista femenino de su nueva protagonista. En todo momento en el libro vivimos las experiencias a través de Cordelia. No sólo somos testigos de la acción, la narración y los diálogos con el resto de personajes, sino que además asistimos a sus pensamientos y comentarios "para si misma". Y esto, enriquece la novela, la hace muy atractiva y por momentos DELIRANTE. Sobre todo, porque ofrece la visión de Cordelia, que al haber sido educada en Beta (otro planeta distinto a Barrayar), sociedad esta que, a nuestros ojos, resulta más moderna y menos rígida que la de Barrayar. Cordelia practica lo que los sociólogos llaman «observación participante» y nos cuenta, con cierto distanciamiento, cómo es la sociedad de Barrayar. Asistimos a su perplejidad (que es la nuestra) y a su paulatina comprensión del nuevo entorno al que ha llegado por amor. De nuevo, el punto de vista de un único personaje inteligente es el anzuelo en el que queda prendido el lector que, prácticamente, conoce tan sólo lo que Cordelia sabe y entiende.

Hablando de la ciencia ficción, la novela sigue los mismos caminos iniciados con "Fragmentos de Honor", pero aquí las intrigas militares y la sociedad de Barrayar tienen un papel más importante. En cierto modo se podría hablar de "space opera" militar intrigante.

No quiero dejar escapar la oportunidad de relatar el párrafo final (antes del epílogo). No es un spoiler decir que finalmente Miles Vorksigan nace ya que sabemos que habrá una serie de Miles Vorkosigan. Pero el párrafo que la autora escribe sobre como su padre presente el mundo a su hijo, es sencillamente, PRECIOSA:

"Bienvenido a Barrayar, hijo mío. Aquí estás: tendrás un mundo de riqueza y pobreza, de cambios profundos y de historia arraigada. Tendrás un nacimiento y un nombre. Miles significa «soldado», pero no te dejes abrumar por la sugestión. Tendrás una figura retorcida en una sociedad que odia y teme a las mutaciones que tanto dolor te han causado. Tendrás un título, riqueza, poder, y todo el odio y la envidia que estos dones atraerán. Tendrás un cuerpo que deberán abrir varias veces para acomodar tus huesos. Heredarás una colección de amigos y enemigos que nada tendrán que ver contigo. Tendrás un abuelo del infierno. Soporta el dolor, encuentra la alegría y descubre un sentido propio para todo, porque no podrás esperar que el universo te lo proporcione. Siempre serás un blanco móvil. Vive. Vive. Vive."

No hay comentarios: