lunes, marzo 17, 2008

Pelis del fin de semana

Este fin de semana he visto un par de “pelis” de actualidad. Bueno, una de ellas era casi casi un estreno de esta semana y la otra llevaba algo en cartel. Ambos dos han sido malas, e iba a decir que han sido dos “bodrios” de cuidado, pero no. Una ha sido un bodrio de cuidado, la otra sólo se ha quedado en mala…

La primera de ellas es "Jumper". Es muy mala. Es un bodrio de cuidado. Lo siento, es así de sencillo. La verdad es que no entiendo como se puede hacer un producto tan malo. Y mira que tiene un inicio espectacular y prometedor. Los primeros 5 minutos son excelentes, e incluso rodado con tensión la cosa cae en picado. No es que decaiga, es que llega a la más baja de las vilezas y luego sigue ahí, regodeándose en el fondo del pozo más oscuro de la nimiedad.

La historia trata de un joven, Hayden Christensen alias Darth Vader, que tiene el poder de tele-transportarse a cualquier lugar que conozco (más bien pueda visualizar en su mente). Esto, que sería prometedor y que podría formar un corazón de una gran historia de Ciencia Ficción, se queda en un corre-calles pero globalizado, en una agencia de viajes promocional de Roma, Egipto, Nueva York y London town. Lo que podría ser una gran historia de acción y ciencia ficción, en manos de un director y un guionista con ganas, en manos de Doug Liman y sus guionistas se queda en una basura de 88 minutos (y gracias, que dura poco). La cinta no tiene nada, no tiene sentido en ningún momento, el "amorío" entre el Hayden y la guapa Rachel Bilson (cuyos mayores atributos cinéfilos son las series "O.C." y "Buffy", acabáramos) no pega ni con cola y es malo de narices. Samuel L. Jackson está directamente para que lo encierren y no vuelva a actuar en su vida, y lo único que merece la pena es el papelito de Jamie Bell, un chaval que si se centra, promete (es el de "Billy Elliot" y "King Kong"). Ah, bueno, y los 5 minutos de Diane Lane claro.

Lo otro salvable es que hay que reconocer que los efectos especiales y sobre todo el diseño visual a la hora de mostrar los saltos es bastante apañado. Pero ya se sabe que la acción acabó matando la historia..as usual.

Pero lo peor de todo es el final. Si la película ya es para quemar el soporte físico en el que esté grabada (y me refiero al master de la productora, no a mi DVD), el final es para condenar a cadena perpetua a los guionistas, ya que es el final peor construido de los últimos treinta años. Es de esos finales o bien no teníamos ganas de seguir trabajando, o bien se nos acabó el presupuesto o bien se nos acabó la cinta. La película acaba a media película. Allí plantan el "The End" y aquí paz y después gloria. Pues bien, asco puro y duro.

La otra peli del fin de semana ha sido "27 Dresses". La típica comedia romántica actual que tiene el 100% de los tópicos de las comedias románticas actuales. Un producto realizado al milímetro para sacar la lágrima a la hora de la comida. Y vaya si lo logra. Al menos, he de reconocer que es un producto, como decía milimétrico, de calidad. Hecho con esmero y a conciencia. Otra cosa es que la historia me parezca mala, pero eso es otra cosa.

La cinta cuenta la historia de Jane, interpretada por Katherine Heigl. Una mujer que le encantan las bodas (ha ido a 27 dama de honor), le encanta organizarlas y cree que ha nacido para ello, y en general para ayudar a los demás a la hora de realizar sus bodas tal y como han soñado. Está locamente enamorada de su jefe (Edward Burns nada menos) pero no es capaz de tener una relación con él. A todo esto, llega su hermana pequeña (rubia, guapa y tonta) y su jefe y ella se se enamoran...y deciden casarse. Y claro lío. A todo esto, por medio se mete cíclope, digo James Marsden, que es un escritor de crónicas de bodas cínico y persuasivo.

La cinta es, como decía, mala. Pero lo es, por el aburrido y soso guión, manido y con cientos de tópicos. La escena de los vestidos, los lloros, la amiga rebelde Krysten Ritter, el padre comprensivo, etc. Pero al menos, se deja ver y se reconoce que desde la directora, Anne Fletcher, prácticamente debutante, hasta la música del prolijo Randy Edelman, están realizados con esmero. Un cuidado vestuario (no podía ser menos), buen diseño de producción y al menos, interpretaciones creíbles. La verdad es que el mejor actor es James Marsden, quizá infravalorado en pelis de acción y la chica protagonista (en cine no ha hecho nada reseñable, pero es actriz de "Grey's Anatomy" por ejemplo) no lo hace nada mal. He de decir, que en la película PARECE CALCADA a Ashley Judd. Es increíble el parecido físico durante todo el filme y yo no hacía más que ver a la guapísima y extraña Judd, que por cierto, la de mil vueltas (en todo) a la Heigl.

Lo que me extraña es el Burns. Entiendo que tendrá que comer y ganar dinero, pero le prefiero al otro lado de la cámara dirigiendo ("She's the One" es una genialidad, como "The Brothers McMullen") ya que actuando siempre se ha quedado un poco corto.

En resumen, una cinta para ver una tarde de domingo, que se disfruta efímeramente, que es mala (por la historia) pero que al menos está bien hecha.

No hay comentarios: