jueves, abril 24, 2008

Accidente de buses

Ayer estuve en un accidente en el autobús a casa. No, no ha quedado como el de la foto. Ese autobús es de otro accidente. Pero ayer me pasó algo novedoso en la vida. Iba como siempre, en el bus de Bilbobus, a casa (en la línea 27), cuando estando parados en una de las paradas, otro autobús de Bilbobus (de la línea 72) nos envistió por detrás.

Yo estaba sentado casi al final, como dos filas delante del cristal trasero. Sentí el impacto, y me desplacé hacia delante (iba leyendo un periódico de esos gratuitos) y golpeé con las manos y los codos en el asiento justo delante de mí. Un ruido seco característico de los golpes de coches. Miré para atrás y la sorpresa es mayúscula cuando ves todo un bus, con su cristal delantero gigante, empotrado en el tuyo :)

La verdad es que no fue mucho. El autobús nuestro tenía roto el parachoques trasero y la chapa rozada. El que golpeó si que estaba más jodido. Tenía una raja en el gigante cristal delantero, el espejo retrovisor derecho caído en el suelo (había girado hacia la izquierda antes de impactar y golpeó con su lateral derecho) y el parachoques delantero muy roto. Se bajaron los conductores, y el de nuestro autobús, tras ver que no era nada, continuó la marcha. Eso sí, preguntó a los viajeros si todos estábamos bien. Nadie dijo nada.

Al rato, una de las chicas que viajaba justo pegada al cristal trasero comentó que le dolía el cuello y que igual tenía que ir al médico. No se que pasará con ella.

Todo queda en nada, pero ha sido una nueva experiencia. Lo que no se que pasaría si el autobús no puede continuar o queda destrozado. O si ha habido heridos. La verdad es que no se que se hace en esas ocasiones...en fins...

No hay comentarios: