domingo, abril 13, 2008

Fuera de Carta

La otra película del fin de semana ha sido una de estreno. Si si, eso de ir al Cine y pagar una entrada :)

Esta vez le ha tocado el turno al cine español y a lo que mejor sabe hacer (a veces pienso que lo único), es decir, una comedia. Maxi (Javier Cámara) es un cocinero de campanillas que tiene un restaurante de moda en Chueca. Vive su homosexualidad sin complejos, rodeado de los empleados de su negocio que a su vez son sus amigos-familia: Alejandra (Lola Dueñas), la maître desesperada por conocer al amor de su vida, Ramiro (Fernando Tejero), el camarero desastre… Todo se complicará cuando conozca a su nuevo vecino, el ex-futbolista gay argentino Horacio (Benjamín Vicuña) coincidiendo con la llegada de los hijos que abandonó hace años. El niño mayor, además, le odia, por abandonarles y por ser gay.

Nacho G. Velilla ha dirigido y producido algunas de las tele-series españolas de más éxito de los últimos 15 años ("Médico de Familia", "7 vidas", "Gominola", "Aida", etc.). Se nota. “Fuera de carta” escomo un capítulo extendido de “Siete Vidas”, con el mismo humor facilón y los mismos gags basados más en la innegable vis cómica de Javier Cámara o Fernando Tejero que en el buen hacer de sus guionistas. Aún así, el salto cualitativo del Cine y que el argumento está muy bien llevado, el resultado es bueno. La risa, pese a ser fácil en algunos momentos, en otros está bien llevada y resulta agradable.

Además, se sale de los temas normales de las comedias "patrias" y tocando temas como la represión sexual, la homosexualidad, los matrimonios de conveniencia, etc, con un tono que no busca lo didáctico (de lo correcto políticamente) de las películas españolas, sino mostrarlos como los nuevos problemas de hoy en día.

Así que por fin podemos disfrutar de una comedia española que te haga pasar un buen rato y punto, que para eso también sirve el cine, sin tener que verse obligado uno a “pensar”, como dicen tantos cineastas españoles para alabar sus obras. Por supuesto, esta no es la comedia del siglo y el guión tipo sitcom con chistes de mariquitas es algo corto, pero el conjunto es más que aceptable debido a que la historia es sólida y está contada de una forma muy blanca y directa. A pesar de todo, el final es bastante decepcionante, al seguir la filosofía de triunfar en el trabajo o ser una buena persona, en vez de conciliar las dos cosas, como pasaría si ésta fuera una comedia norteamericana.

Los actores están todos en su sitio, destacando el trabajo de Javier Cámara, aún con ciertos amaneramientos (esto no va con segundas, no creo que sea gay, sino todo lo contrario, que SABE QUE ESTA REPRESENTANDO UN PAPEL de reina del Desierto) de sobreactuación propios de lo cómodo que se ve que está en este personaje que leva como anillo al dedo, y para el que no habrá tenido que irse a Chueca durante un año para embeberse del ambiente del lugar (esto tampoco va con segundas). Fernando Tejero hace del conserje de la serie de televisión pero lo hace con gracia, no se le puede negar, y Lola Dueñas, aún con una nula vis cómica, le aguanta bien el tirón a los otros y además luce un cuerpo de escándalo, todo sea dicho. Chus Lampreave sale por ahí también, y ella ya es un personaje en sí misma. El futbolista argentino me ha gustado mucho (esto TAMPOCO va con segundas) y lo hace de fábula, siendo un completo desconocido para mí. El resto, como decía, en su sitio y dejando lucirse a Cámara, para quien se ve que está escrito el guión.

En fin, una comedia española bien hecha, con personaje trabajados desde el guión y la interpretación. Con temas actuales, sin necesidad de moralina (salvo al final), sin necesidad de chistes soeces en plan "caca pedo culo pis" de muchas otras comedias, y con momentos salvajes. Impagables los padres de Maxi :) :)

No hay comentarios: