domingo, mayo 11, 2008

IRON MAN

Lo primero que tiene que quedar claro es que no puedo hablar de la adaptación al cómic. No he leído lo suficiente de este personaje para saber sus motivaciones, historia y relaciones de personajes. Más bien he leído muy poco (4 o 5 cómics específicos de "Iron Man" y alguno en el que se hacía un "crossover"). Así que me centraré en al película, desastrosa por cierto.

Empezaré por el final. Me parece absurdo. El final en la rueda de prensa es malo, feo, impostor y traicionero a la esencia de un héroe de cómic con doble personalidad. No queda bien en el contexto de todo lo que hemos visto del personaje central y mucho menos, en el contexto de un héroe. Así que, si durante la cinta no sabía si me estaba gustando o me estaba aburriendo, el final confirmó el desatino general.

La historia es la siguiente: "Tony Stark (Robert Downey Jr.) es el líder de una empresa de desarrollo y venta de armas que es secuestrado en Afganistán por un grupo de terroristas (que usan las armas que él mismo diseña), que pretenden que les haga una copia del último y más mortal diseño de Stark Industries, el misil Jericó. En su lugar, y con la ayuda de Yinsen (Shaun Toub), otro científico secuestrado, construye una armadura robótica y de aspecto amenazador con la que defenestra a sus secuestradores y se escapa de su campamento. A su vuelta a casa, decide enmendar su vida y dedicarse a deshacer el mal que su empresa y sus productos hacen en el mundo, ayudado por una nueva versión mucho más avanzada de su armadura."

La cinta es deudora de si misma. La película tiene una gran calidad en el inicio de la misma, y en la presentación del personaje central de Tony Stark. Hasta que este sale de su secuestro y da la primera y (esta si) buena rueda de prensa, el ritmo, la realización y el guión son perfectos. Es una presentación de héroe perfecta y preciosa, casi emotiva. Después viene la "catarsis" del personaje y la creación del verdadero Iron Man, también muy bien hecha. Hay momentos muy espectaculares, cuando Tony aprende a volar, los primeros pasos de la nueva armadura, etc. Toda esta parte, si bien puede dejarte indiferente sino te gustan las cintas basadas en cómics, al menos está hecha con gusto. Aún así, Jon Favreau (el mismo director de "Zathura: A Space Adventure" y "Elf") le da su punto a estos momentos, lo que junto con el respeto con el que trata al personaje, nada de almas torturadas, psicología barata y cháchara pseudocientífica, hace una buena parte de película basada en un cómic.

Pero después viene el desatino. Se ha gastado mucho tiempo en presentar al personaje central, en presentar a la armadura, los vuelos y demás, y no queda tiempo para el final, para la acción. Esta se resuelve de mala manera, rápido, en apenas tres absurdas escenas, que hacen gala de un guión de párvulos. ¿Por qué? Pues nada menos porque en el guión, donde han participado hasta 4 personas (Matt Holloway, Art Marcum, Hawk Ostby y Mark Fergus) se nota que no cuadran las cosas. Además, como encima hay que ceñirse a las geniales creaciones de Stan Lee y Jack Kirby, pues pasa lo que pasa. Sin piés ni cabeza. La dos partes primeras, que salen bien, no por el guión, sino por la habilidad de los actores y el buen hacer del director, no tienen nada que ver cuando hay que resolver trama, enfrentar caracteres y resolver una pelea entre dos bichos metálicos.

Como ejemplo donde el guión hace aguas, hasta en la primera parte, está el personaje interpretado por Jeff Bridges. Este hace de Obadiah Stane, el otro fundador de la empresa de Tony junto al padre de este, y su perfil está más difuminado que una sonrisa en la cara de Kimi Raikonen. Para rematarlo, este supuesto antagonista desechable tan mal construido, que será el villano en la película y cuyo enfrentamiento con Stark está tan mal preparado que da asco y además carente de "climax" como debería ser, ya que es el enfrentamiento singular de la cinta. Otro personaje olvidado por el guión es el de Jim Rhodes interpretado por Terrence Howard. A parte de ser la diana de las bromas de Stark, no sabemos que pinta, quién es, que hace, que decide y porque tiene un móvil que usa tan poco y mal. En fin, patético lo del guión.

Como decía, lo bueno de la cinta, por un lado el buen hacer del director en una parte, y por otro las interpretaciones. Es la baza más grande, y sobre todo en su protagonista, que se come en la interpretación a todo lo que se le ponga por delante. Robert Downey Jr., uniendo su peculiar pasado y su innegable vis comica, monta un Tony Stark excelente, una especie de cruce simpático entre un megalómano alcohólico y un genio matemático y físico. Su comportamiento de bastardo adorable y de héroe por accidente desorientado es genial. Las escenas en su laboratorio son para guardar. Lo secunda la guapa palillo Gwyneth Paltrow haciendo de la secretariameenamorodemijefe Pepper Potts. Me parecía en el trailer que iba a salir mal parada, pero me ha gustado mucho. Jeff Bridges, que está irreconocible, pese a la mierda de papel que tenía escrito, lo hace lo mejor que puede y por momentos lo borda, pero el pobre poco podía hacer. El resto, para olvidar.

En fin, una decepción más en las pelis basadas en cómics, que pese a tener momentos magníficos y una gran presentación de personaje, el guión es de juzgado de guardia, de párvulos que no engancha ni tiene acción, climax ni atractivo alguno. Y un final bastardo y nada bueno.


No hay comentarios: