lunes, junio 02, 2008

American Gangster

La otra película del fin de semana ha sido una "casi de estreno". Se trata de la película "American Gangster" del año pasado, que la tenía yo muchas ganas. Y malditas las ganas, porque mejor hubiera sido elegir otra :). Bueno quizá no es para tanto, pero la cinta, en grandes rasgos, aburre un poco. Su factura es bella, es buena, pero el contenido es bastante malo y zozobra continuamente. El señor Ridley Scott está de capa caída. Lo siento, el otrora gran director de "Alien", "Blade Runner", "Legend" y muchas más últimamente no se sabe lo que hace, ni a lo que juega. Sus últimas películas "Black Hawk Down", "Matchstick Men", "Kingdom of Heaven" y la más desastrosa "A Good Year" son un claro ejemplo de una debacle monumental. Y esta "American" no le va a la zaga. De hecho, empieza a hacer bueno a su hermano "malo" Tony Scott, que últimamente me llama más la atención y me parece más coherente que el Ridley.

Para empezar, "American Gangster" no es una película: son dos. Son dos historias de dos hombres muy distintos, que el intento (nefasto) del director por convertirlos en lo mismo, arruina ambas historias. Por un lado tenemos a Frank Lucas (Denzel Washington) en plan mafioso total. Nos cuenta como pasó de chófer del mafioso local a jefe del cotarro e importador de heroína número uno del país, así como su posterior caída. Ridley intenta que sea un alegato contra los temas de segregación racial, e incluso una fábula sobre el capitalismo salvaje (hay alguna referencia explícita en boca de los protagonistas), pero todo se queda en nada, debido a un guión inapropiado, mezclado y muy agitado. Por otro lado, tenemos la historia de investigación del Detective Richie Roberts (Russell Crowe) contra el crimen organizado y la drogra. Esta parte también trata de ser un alegato contra la corrupción, los policías malos y poniendo a un poli "súper" honesto como ejemplo. Pero ese poli tiene todos los arquetipos de cientos de películas similares, y de nuevo, el guión lo echa a perder.

Además, ambas historias no parecen converger en ningún momento, salvo después de dos horas, en un clímax bastante mal preparado pero que resulta lo mejor de la película porque, para qué engañarnos, por fin pasa algo. Tras él, el típico epílogo para hacer la historia digerible para el público USA, que no aporta mucho a la película, y que se convierte en el remate con el que tiene que finalizar convirtiendo en héroe a la "estrellita" de turno, porque si no, no hubiera hecho el papel, claro :-)

En la parte del guión, sin duda lo peor de la cinta como decía, tanto Ridley como Steven Zaillian parece que no hayan puesto "cuerpo y alma". Todo es normal, correcto, pero se hecha en falta más dedicación. A la hora de contar ambas historias, de mantener pegado al espectador en el sillón, en lugar de limitarse a contar las historias como si tal cosa. Es decir, parece, y no sólo es demérito del guión, sino de la dirección, que estuviéramos ante un telediario: Así fueron las cosas y así se las hemos mostrado. Sin amor, sin cariño, sin pasión, sin sentimientos. Tómenlo y listo.

Lo único destacable, para bien, son las actuaciones. Ojo, cinta vista en versión original, que indudablemente y como siempre, gana enteros. Pero es que el trabajo de Denzel Washington y Russell Crowe es en todo momento correcto, con el afán de imitación propio de los personajes basados en la realidad. Además, ambos tienen que esforzarse por dotar a sus personajes de más "carisma" y sentimiento que él que tienen en el guión. Ambos deben poner acentos, expresiones duras y demás caracterización física, que en versión original está estupenda. Acompañando a ambos, un séquito de secundarios de entre los que destaca Josh Brolin, que parece que se está labrando un nombre (bien en "No Country for Old Men" y por ejemplo en "Melinda and Melinda") y una posición en el Hollywood que viene, y ya era hora, que tiene sus añitos. Por otro lado, destaca un mini-papel de Cuba Gooding Jr. con mucha mala leche.

En fin, una cinta que está bien hecha y bien interpretada, pero cuyo guión es muy malo. Son casi 2:40 minutos son excesivos, sobre todo por un guión aburrido, soso y seco. Falta pasión en el material escrito así como en la mano del director, que antes sabía rodas planos preciosos, contar las historias de manera trascendente y que sus cintas perduraran, pero a este paso, se le olvidará antes que a su hermano y a otros compañeros de quinta.

No hay comentarios: