jueves, julio 24, 2008

A más de 400 Km/h

Supongo que nunca iré a más de 400 km/h en un coche, y también me imagino que nunca montaré, ni mucho menos tendré, un Bugatti Veyron 16.4. Este pedazo de pepino de más de un millón de euros tiene algunas pequeñas características:
  • Motor: Central longitudinal
  • Cilindrada: 7993 Centímetros Cúbicos
  • Cilindros: 16 en W
  • Válvulas: 64 (4 Válvulas por cilindro)
  • Potencia: 1001 CV a 6000 RPM
  • Caja: Caja de cambios secuencial DSG de siete velocidades con levas
  • Tracción: 4 Ruedas
  • Frenos: Frenos Carbono-cerámicos de 400 mm
  • Neumáticos: 245/690 R520A delanteros y 335/710 R540A traseros
  • Peso: 1888 Kg
  • Velocidad máxima: 407.8 km/h
  • 0-100 km/h: 2.5 s
  • Consumo Mixto: 24 l/100 km
  • 10 radiadores
  • Aleron que se activan para frenar o mejorar la aerodinámica del coche
O sea, que esta bestia parda es más rápida que un fórmula 1. El tema de la velocidad máxima no es en banco de pruebas, ni de coña. Es REAL. Lo tenéis en esta prueba del los locos de "Top Gear" (un programa sobre coches que para los que podáis verlo por satélite os lo recomiendo). En un circuito aleman, donde hay una recta de 9 kilómetros (explican incluso porque siendo TOTALMENTE LLANA, debido a la curvatura de la tierra no se ve el final de la misma, ya que la curvatura sólo permite ver unos 5 km a un adulto de estatura media). Pues pusieron el coche a más de 407 km/h.



Yo quiero uno.

No hay comentarios: