domingo, julio 27, 2008

Teresa, el cuerpo de Cristo

El viernes por la noche pude revisar esta cinta que en su día (2007) no pude ver. La tenía grabada desde hace mucho, pero no había manera de colarla en la cartelera de casa, y fíjate, que al final la he visto.

En primer lugar, he de decir que no me parece para tanto la polémica que se montó con esta cinta. En este país hay temas que son tabúes, sobre todo cuando se trata de personajes histórico y santos. Entre el tema tabú de la religión, de un personaje histórico como Santa Teresa de Jesús y Cristo, claro, se armó la gorda. Pues bien, no hay nada en la cinta que lo justifique. Si, hay escenas de Paz Vega en pleno éxtasis que son algo subiditas de tono. Si, hay alguna recreación de Cristo que no es muy afortunada, pero queridos lectores, de verdad, nada más duro ni más tabú que un telediario con miles de muertos en una matanza, un accidente de tráfico de una familia, o un programa de confesiones de infidelidades. No seamos hipócritas por favor.

Volviendo a la cinta, esta tiene dos vertientes. Por un lado, la historia. A mi me ha parecido un "tubarro" de proporciones considerables. El guión de Ray Loriga (que también la dirige, y es el mismo de: "Carne trémula" o "El Séptimo día") no hay por donde cogerlo. Igual a alguien religioso y amante de la pasión cristiana le gusta, pero a mi la historia me ha parecido sosa, lenta, y por momentos aburrida. La historia es más o menos: "Teresa de Cepeda y Ahumada es la hija de un hidalgo de Ávila que se resiste a aceptar su rol de mujer en un mundo de hombres: no quiere limitarse a ser esposa y madre. Siente que tiene que haber algo más elevado. Quiere escribir, quiere leer, quiere aprender. En busca de ese “algo” que le falta, ingresa en un convento de clausura. Su decepción no puede ser mayor: tras las paredes del claustro reina el materialismo y la misma frivolidad de los que ella viene huyendo. Así, decide iniciar una cruzada de oración y sacrificio, derivadas de sus visiones y su pasión hacia Cristo, por el que siento algo más que devoción, que la convierten primero en una rebelde y una loca, más tarde en una líder y, finalmente, en una santa."

Como decía, la cinta tiene dos partes. La otra es la técnica, que es maravillosa. Primero tiene un diseño de producción excelente. Una ambientación perfecta, y un diseño de vestuario impresionante. Además, la fotografía de José Luis Alcaine me ha parecido sobervia. No sólo por la iluminación, dificilísima en una película de época, sino porque muchos de los encuadres parecen CUADROS, PINTURAS, en si mismos. Hay una iconografía clásica de la época que la fotografía sigue al pie de la letra. La música que acompaña la cinta es también muy buena, a cargo de Ángel Illarramendi y Michael Nyman. Todo esto no deja de ser normal en una cinta de Andrés Vicente Gómez, pero dota a la película de una calidad enorme.

Además, la interpretaciones de Paz Vega como Santa Teresa de Jesús y la de Geraldine Chaplin como la Priora del convento son buenas. Además, sale mi adorada Leonor Watling, en un papel pequeño (el de Doña Guiomar) pero que lo hace muy bien. Una pena que habla poco, porque esa voz es para volverse loco.

En fin, una cinta cuya historia no me ha gustado, por momentos aburre, pero que técnicamente es muy buena. Sólo por la ambientación y la fotorafía merecen un visionado. Y si encima sale la Watling, ¿qué mas quiero? :) :)

No hay comentarios: