viernes, agosto 22, 2008

En Brujas

Ese sería el título original traducido de "In Bruges", y no "Escondidos en Brujas", como estúpidamente han vuelto a tener que meter el cazo los traductores. De verdad, es denigrante lo de este país con la versión original...en fin.

La cinta ha sido una sorpresa. Y muy grata. Sobre todo por que el guión y las interpretaciones son fantásticas. De lo último se podía esperar, por los actores que intervienen, pero lo primero, de un desconocido, era más difícil esperarlo. La historia es la siguiente (sin spoilers para mi querido amigo Pablo): "Ray (Colin Farrell) y Ken (Brendan Gleeson) son dos matones londinenses a los que su jefe Harry (Ralph Fiennes) envía una temporadita a Brujas, hasta que el fracaso -culpa de Ray- de su último trabajito juntos se comience a olvidar. Allí uno conocerá el amor, purgarán sus pecados, verán bonitas postales, se pelearán, y sobre todo descrubiran porqué están allí"

Lo primero que hay que decir es que estamos ante dos películas. Primero está la historia de dos irlandeses que se van a Brujas, que por cierto sale preciosa durante las casi dos horas de metraje, y parece un verdadero cuento de hadas de ciudad, y que son amigos (casi del estilo maestro y aprendiz). Pero luego está la historia de dos asesinos, y de gangters de por medio. Ambas historias son diferentes, pero se complementan de manera extraordinaria.

Por cierto, esta mañana me he enterado que la historia está en parte tomada de la novela "The Dumb Waiter" del mismísimo Harold Pinter, del que ya os hable de una de sus novelas más famosas. Y tiene cierto sentido (sin haber leído la del "Dumb Waiter", pero si "The Dwarfs"), pues hay cierto absurdo y ciertamente enrevesado. Los diálogos son muchas veces extraños, pero a la vez duros y sin contemplaciones. Y ese es un ENCANTO de la película. Por no hablar de las referencias a enanos o gente menuda, claro :) :) :)

Como decía, el guión, del propio director Martin McDonagh, tiene muchos momentos brillantes. No voy a desvelar ninguno ya que sería un spoiler total, pero sobre todo hay que fijarse en los diálogos y en las escenas más cómicas. Eso si, el dramatismo brilla en cada una de las hojas del "script", incluso cuando paseamos por Brujas.

La dirección del casi novato Martin McDonagh (que lo otro que ha hecho es "Six Shooter" tanto como director como guionista) está muy acertada. Primero, saco todo el partido a las dos magníficas interpretaciones y sobre todo, al escenario precioso (de cuento de hadas, repito, que es Brujas. En caso de que no lo conozcaís, ¡¡¡ ir !!! ) y a unos planos preciosos. Toda la cinta está enfocada desde una planificación de los encuadres, creo, milimétrica. Sobre todo me ha gustado mucho el uso de los planos cenitales y los contraplanos en los diálogos. Impecable trabajo, si señor. Además, es un buen director a la hora de crear planos melodramáticos, pero no ha fallado a la hora de la acción, que también la hay.


Otros apartados técnicos que merecen la pena, son como no, el diseño de producción de Michael Carlin, la fotografía de Eigil Bryld y la banda sonora de Carter Burwell. Esta última preciosa en los compases, y nunca mejor dicho, finales de la cinta.

Por último, lo más destacado es el trabajo de los actores. Colin Farrell lo hace excelentemente. Creo que actualemente no hay un "chico malo" que no le salga bien, siempre con ese matiz irlandes (o británico según necesite), de barrio maltratado, con pasado lúgubre, y problemas. Pero además tiene una "vis" cómica innegable y muy explotable por cierto. La otra cara de la pareja, Brendan Gleeson está GENIAL. Es otro de esos casos de secundario de lujo, que cuando le das el papel de principal, lo hace magníficamente. En la cinta es el personaje que más crece, que más cambia y que más aporta a la historia, y buena parte de ese peso es llevado por la interpretación y no el guión. Gleeson lo hace muy bien, y su personaje es el más emático y más realista de todos. Este tío lo hace mucho mejor que en otras cintas donde tenía menos papel ("Gangs of New York", "28 Days Later...", "My Life So Far", etc.). Bravo. El resto del trio ganador es un valor seguro, Ralph Fiennes. No tiene un papel extenso, pero si intenso, y nadie como él para sacarle oro puro. Gran personaje de jefe de los asesinos ha creado en tan sólo los últimos minutos del filme. Las chicas de la cinta ya bajan un poco la calidad interpretativa. Clémence Poésy que hace de Chloë está normalita y quizá me quedo con la embarazada dueña del hotel que hace Thekla Reuten (la misma de un episodio de ""Lost"" y "Ober"), poco papel pero perfectamente llevado.


En fin, una cinta que esconde mucho más de lo que aparenta, que por supuesto regala 100 minutos de entretenimiento perfecto, y que además, está realizada e interpretada muy bien. Mucho más de lo que se podría esperar por el horroroso título español y la época en la que nos encontramos.

No hay comentarios: