domingo, septiembre 14, 2008

3:10 to Yuma

La película del fin de semana en el Cine ha sido "El Tren de las 3:10" ..que adolece de la misma mierda de traducción de siempre, pero se nota menos :), ya que el original es "3:10 to Yuma". Esta película recién estrenada es un "remake" de un clásico del género Western de 1957, del mismo título "3:10 to Yuma (1957)", dirigida entonces por el mítico Delmer Daves, con una historia de Elmore Leonard y el guión de Halsted Welles. Los protagonistas fueron entonces Glenn Ford, en el papel de villano, de Ben Wade. Y un Van Heflin, en el papel del bueno, de Dan Evans. La historia, por tanto, es común en ambas, y por una vez, en un remake, se puede decir aquello de que esta versión moderno, no sólo es un remake, sino un homenaje, y una exposición más clara, de lo que la historia podía dar de si.

‘El tren de las 3:10’ narra la historia de Ben Wade, un famoso bandido que después de atracar una diligencia con sus hombres, decide pararse en un pueblo, en el que es apresado para llevarle a la justicia. Como los hombres de Wade no van a dejar que lleven a su jefe a su prisión, se pondrá en marcha todo un plan para que no intenten rescatarlo. El sheriff reúne a varios hombres para que custodien a Wade. Entre ellos está Dan Evans, un granjero casado y con dos hijos, casi en la ruina por las malas cosechas, y que acepta el trabajo por la sustanciosa cantidad de dinero, con la que podrá arreglar su vida. Dan Evans tiene un concepto muy claro de la justicia y de lo que debe hacerse, y contrastará con Wade, un desalmado que no duda en matar a quien sea necesario, para salirse con la suya, pero que curíosamente, tiene sus momentos cultos y religiosos.
No voy a entrar en la comparación de ambas versiones. Ya lo he dejado claro, esta versión actual me parece más profunda que la original del 57, pero eso no quita los méritos de la primera, ni ensalza por si mismos, los méritos de la segunda.

No voy a negar que James Mangold me parece un director cojonudo. No sólo por sus películas anteriores:"Identity", una versión perfecta y fascinante de "Los 10 Negritos" de Agatha Christie, "Girl, Interrupted" una versión cruel y preciosa de los problemas mentales y la juventud, y por supuesto "Cop Land" una puesta al día de ‘Solo ante el peligro’ (el film protagonizado por Gary Cooper, que casualidad, otro Western), en el que además consiguió el milagro de hacer que alguien como Sylvester Stallone pareciera un actor, realmente idóneo para un personaje lleno de matices y que como en los antiguos westerns se enfrentaba a todo un sistema de corrupción. Sino como decía, me gusta porque es un director que tiene una manera de ver las cosas que no ha cambiado, y que sin necesidad de florituras lo demuestra. Mangold tiene un sentido narrativo totalmente clásico. Mangold, a diferencia de otros, no marea con la cámara, el montaje es claro y fácil de seguir, no es necesario liarla parda para contar una historia sencilla, o mejor dicho, de manera sencilla. Nada de dos mil planos por segundo, ni zooms absurdos, o efectos de sonido y fotografía. Mangold demuestra un pulso firme, mima su película, mostrando un total respeto por lo que quiere contar y como lo quiere contar, no traicionándolo y aportando con personalidad y buen hacer una nueva mirada a lo narrado con anterioridad. ‘

"3:10 to Yuma (2007)" se basa sobre todo en ser un espectáculo bien servido, con sus dosis de acción, y se apoya, además de un guión sólido como una roca (Halsted Welles de nuevo, el mismo que hace años, Michael Brandt y Derek Haas), en unas excelentes interpretaciones, sobre todo las de su dúo principal.


Porque esa es la segunda virtud. Son Russell Crowe (en el papel de Wade) y Christian Bale (en el de Dan) los que hacen de malo maloso y bueno muy bueno. No creo que haya duelo interpretativo, sobre todo porque el personaje de Wade, de ese bandido muy malo es mucho más suculento y con más partido que el personaje de Dan, el granjero arruinado que se convierte en héroe. Este último personaje tiene menos posibilidades de lucimiento, pese a ello, Christian Bale hace una interpretación magnífica. Creo más bien, que se trata más de una comprenetación que de un duelo. Ambos forman una pareja perfecta. Dos antagonistas unidos por las circunstancias que emprenderán un viaje, no querido por ambos, pero que les unirá más de lo pensado. Compenetrados han demostrado que son capaces de bordar lo que les echen. Crowe experimenta con su lado oscuro, con matices tan sugestivos como el de dibujar, lo que le infiere cierto carácter culto; y Bale, antes de meterse en el traje de un superhéroe, da vida a un don nadie, hundido por su propia miseria y harto de que nadie le tenga en cuenta, ni su propia familia, algo por lo que se ve en el deber de realizar un viaje con posible no retorno.

Ojo, que Bale y Crowe se ven vestidos por una serie de secundarios más que efectivos. Peter Fonda es el homenaje al western de siempre, por la pinta con la que aparece, algo que hace que pensemos en otros tiempos, y además el anciano es el que aconseja al más jóven. Ben Foster está casi perfecto en el rol de la mano derecha de Wade hasta el final, algo más que un compañero y cuyas motivaciones para rescatar a su jefe van más allá de la simple admiración. Las connotaciones homosexuales del personaje están bien claras gracias a una frase soltada por el personaje de Fonda, por cierto. Por último destaco a Kevin Durand (que sale en "Lost") que también lo hace muy bien, eso si, siempre en personaje muy parecidos.

En fin, una cinta bastante buena, muy buena, que recupera el prestigio de un género que actualmente está fuera de circulación. Un director que sabe lo que quiere contar y como lo quiere contar, y que además saca lo mejor de los actores.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: