lunes, septiembre 08, 2008

Los Girasoles Ciegos

No es una mala película, pero tampoco es buena. Siento ser tan crudo (y más con el Cine Español) pero la cinta tiene un problema MUY GRANDE de cuyo lastre no se puede desprender. Ayer vi en el Cine (pagando la entrada, para fomentar el Cine español, luego dirán...) "Los Girasoles Ciegos" la última película de José Luis Cuerda.

"Los Girasoles Ciegos" no es una mala película, cómo decía al principio, es simplemente una película innecesaria e intrascendente. No cuenta nada, o igual cuenta muchas cosas, pero la cuestión es que no queda nada de nada tras el visionado de la cinta. Además, no sabemos que quería contar la historia, cual era la motivación de la misma, y ni siquiera sabría decir cual es el argumento, por lo que, mal vamos.

El título de "Los Girasoles Ciegos" alude, aparte de a la novela homónima de la que nace el guión, a una supuesta cita bíblica que encierra una valiosa metáfora sobre lo importante que es creer que siempre hay un a luz al final del túnel aunque por ahora no la veas, o ni siquiera estés en el túnel. Es decir, esta historia va de personajes perdidos intentando encontrar esa luz como lo intentan los girasoles ciegos en busca del sol. O no. Ya digo que igual no trata de eso, porque tenemos personajes que se van de casa, al monte y aún no sabemos que pasa, porqué, y ni siquiera nos importa. Otros personajes aparecen y desaparecen como por arte de magia, y de nuevo, no sabemos nada, y parece que la trama no se resiente. Una locura vaya.

La película se mueve en un nivel de emotividad más que notable, y no sólo porque haya momentos "duros", como varios "Cara al Sol" que de verdad, ponen los pelos como escarpias del 12, sino porque, y algo que desde luego José Luis Cuerda ha conseguido y en lo que es un maestro (basta recordar "Así en el cielo como en la tierra", "El Bosque animado", "La Marrana" y por supuesto la que para mí es su obra maestra: "Amanece, que no es poco"), es que en su historia se siente claramente cómo todos están en suspenso, esperando que algo o alguien active el resorte que les haga seguir con sus vidas. Lo malo, es que los personajes esperarán y esperarán, ya que la trama no acaba de seguir adelante (la trama o lo que quiera que nos están contando), como por ejemplo el padre encerrado en casa por su pasado rojo hasta el diácono ultra franquista que intenta luchar contra su falta de vocación y su desenfrenado deseo sexual para con la protagonista. Como decía, lo malo, es que todo queda en suspenso.


Y los culpables de todo esto, son los dos guionistas. Tanto Rafael Azcona como el propio José Luis Cuerda. Y mira que soy capaz de distinguir el buen trabajo de José Luis Cuerda en la dirección en esta misma película, pero en el guión, junto al otro gran buen director, esta vez, la han metido hasta el fondo.


Cómo digo, la dirección me parece excelente. El inicio está perfectamente logrado, así como las escenas más duras (como las que me refería del himno de la Falange, o como otras aún más duras que no puedo desvelar sin estropear la cinta) están muy bien planificadas y dirigdas. José Luis Cuerda es un gran director de personajes, y es capaz de sacar lo mejor de cada uno. Esta cinta tiene, al menos, 3 grandes interpretaciones, más un niño que hace de si mismo muy bien.

Maribel Verdú está perfecta. Los papeles dramáticos de mujer fuerte los hace impecablemente, y sin duda, su papel es altamente creíble. Javier Cámara, cuando deja de hacer el payaso, es capaz de dejarnos ciertos momentos dramáticos muy bueno, y sin duda, tiene dos excelentes en esta cinta. Raúl Arévalo, el diácono, está soberbio. Quizá su papel esté excesivamente exagerado en el guión, y estoy seguro que tal y como lo interpreta estaba escrito, pero lo hace muy bien y es una gran actuación. El niño Roger Príncep, el mismo de "El Orfanato" también está bien. Luego hay algún secundario que sus pocos momentos en pantalla están bien, como el de José Ángel Egido.

La ambientación es perfecta. Es algo que hacemos de maravilla en el Cine Español, y nadie como nosotros para reproducir 1940, en Ourense.

En fin, una cinta bien hecha. Maravillosamente interpretada, con un gran diseño de producción y ambientación. Una banda sonora de Lucio Godoy impecable y una buena fotografía de Hans Burman..pero...la historia no dice nada. No sabemos que querían contar los guionistas, ni los porqués de la película. Una pena, unos mimbres muy buenos, que no sabemos en que se han utilizado.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: