sábado, septiembre 06, 2008

Prozac Nation

De verdad que es pura casualidad que hace unos días hablara de lo guapa, sensual y erótica que es Christina Ricci en la entrada de Speed Racer, para que ayer pudiera verla en un registro muy dramático, y encima, medio desnuda. Es decir, anoche vimos una cinta de 2001 (es decir con la Ricci con 21 añitos nada más), que está francamente bien. Se trata de Prozac Nation, un "biopic" basado en la novela homónima de Elizabeth Wurtzel. En el libro, y lo que sirve de argumento, ella (personaje que interpreta la Ricci) misma relató en el libro sus primeros años en la universidad de Harvard. Sus problemas con su madre (Jessica Lange), sus novios en la universidad (Jonathan Rhys Meyers y Jason Biggs), su relación con su primera compañera de habitación en el campus (Michelle Williams) y su terapeuta, encarnado por Anne Heche. Todo ello con sus depresiones (que ya comenzaron desde los 10 años) y sus manías.

La película es un drama de padre y señor mío. con un personaje central, el de Ricci, que tiene infinidad de problemas, sobre todo autodestructivos para con las personas que le rodean, y que encima agraba con el alcohol y las drogas que se le ponen por delante. Además, el ambiente familiar, con unos padres divorciados cuando ella tenía sólo 4 años (el padre se largó por entonces y se desentendió de la niña), una madre extra-protectora. Y para rematarlo, ella tiene un cerebro de esos privilegiados, ya que tiene una carrera impresionante como escritora, una mente increíble para imaginar, y una lengua muy rápida.


El guión de Galt Niederhoffer (en la adaptación desde el libro), Frank Deasy y Larry Gross, que no sé cuan fiel es al libro original porque no lo he leído, se centra en el personaje de Elizabeth Wurtzel. Todo el peso de las escenas recáe sobre ella, y por tanto, sobre la actriz que lo interpreta. Pero eso no quita, para que al menos, en el caso de la madre y la compañera de piso, no se hayan preocupado de crear personajes secundarios bien explicados. Y es un acierto, porque cuando hay que compartir escena, al menos, no está sola la protagonista.

Además, y el título gira entorno a una historia difícil, y al Prozac. Nos cuenta, aunque de pasada y al final, que pasa cuando se acaba cayendo en el "Prozac", es decir, en los tratamientos contra la depresión. En USA, se consumen muchisimos fármacos anti-depresivos, y la autora se cuestiona el "YO" que nos deja un tratamiento así. ¿Es la misma persona antes, durante y después? ¿No se "matan" ciertas facetas buenas de la persona cuando está bajo los efectos del fármaco? ...es algo de lo que hablar...

Las dos actrices lo hacen fenomenal. A estas alturas no vamos a descubrir a Jessica Lange, pero es que esta mujer (de 59 tacos) es un portento en los personajes dramáticos. Las veces que comparte escena con su "hija" está fantástica, y no porque la tape, que no es el caso, sino porque la carga emocional es la justa y debida. Christina Ricci está fantástica. Hace como nadie de jóven perturbada, y sobre todo, da miedo en algunas escenas, la capacidad que tiene para cambiar de resgistro. Salta de "normal" (si se me permite la expresión) a desequilibrada con un movimiento de ojos, y es increíble lo creíble que hace su personaje. Desconozco los problemas reales que tuvo la protagonista, pero los interpretados por Ricci, y lo que ha transmitido, es DESALENTADOR. Sobre todo para los que la rodeaban.


Luego me quedo con otra mujer. Anne Heche hace de psicoanalista y lo hace muy bien. Es un papel "enano", pero tiene un par de momentos (el del baño por ejemplo) muy impresionantes. La compañera de piso, Michelle Williams ni fu ni fa. Jonathan Rhys Meyers sale poco, y poco tiempo tiene para demostrar nada. El otro "chico" es Jason Biggs (el mismo de "American Pie" y sucesivas, "Jersey Girl" y otras) y la verdad es que este tío no me dice nada. Creo que siemrpe hace lo mismo con sus personajes. Da igual que sea cómico, dramático, etc, siempre es el mismo registro.


En fin, una cinta (de 90 minutos nada más) melodramática que está bien. Con al menos 2 interpretaciones buenísimas, y con una historia dura y sin concesiones.

No hay comentarios: