domingo, noviembre 02, 2008

Suburban Girl


Otra muesca en la, ya entrañable, historia de los dobladores y traductores de este país. Vamos a ver, una película se titula "Suburban Girl" y la traducimos como "Historias de Manhattan". ¿Estamos tontos o qué?...¿hemos dejado la traducción de títulos en manos de monos borrachos? ..es que es lo que parece.

Volviendo a la cinta que nos ocupa, tal y como dije a los 15 minutos de metraje: "Si hay una definición de química en una pareja cinematográfica, Alec Baldwin y Sarah Michelle Gellar están dieciocho tomos más allá, alejados totalmente". Nada, no hay ni un sólo segundo de "chispa" entre ellos. Y si, la película trata de un tío de 50 años que se lía con una mujer de 24 (aunque ella en la realidad tenga 31, que es de mi mismo año), pero es que nunca, nunca, en ningún momento de los excesivos 90 minutos de película, uno podría pensar que estos dos estén juntos, ni siquiera comprando en el mismo "súper" del barrio.

El argumento, algo más extendido es: "Brett Eisenberg (Sarah Michelle Gellar) es una ingenua pero ambiciosa editora que trabaja en una de las mejores editoriales de Manhattan. Su modesta vida transcurre entre los ratos que pasa con su mejor amiga Chloe (Maggie Grace) y los que no pasa con su novio, eternamente viajando. Pero su empeño por prosperar la lleva a coincidir con el poderoso magnate del mundo editorial Archie Knox (Alec Baldwin). El destino quiso que él se fijara en ella y a partir de entonces su vida cambió por completo. "

Bueno, pues no hay nada. La cinta, dirigida y escrita (guión adaptado de unas novelillas y relatos cortos) Marc Klein no tiene ni pies ni cabeza. Claro, habiendo sido guionista de la tontería "A Good Year" y la floja "Serendipity (2001)" al ponerse detrás de la cámara no podía salir nada bueno ni nuevo, ni original, ni nada de nada. Los personajes hacen las cosas sin ton ni son. Hay varias escenas que son sonrojantes y de vergüenza ajena (el primer beso de la pareja es para cortarse las venas de ridiculez). Y otras escenas que no vienen a cuento y que dan que pensar sobre si a la película le han cortado escenas a la hora de pasarla a DVD (como por ejemplo cuando sale Cas Coyote).

Como decía al principio, lo peor de todo es que para hacer una película sobre que una joven y un "viejo" (perdón por la expresión) ternero se enamoran, tiene que parecer plausible. Pues bien, aquí no parece nada de nada. Encima, el hecho de que sean editores y haya "literatura" de por medio no se usa para nada. Da igual !!! podían haber sido farmaceúticos y la historia sería igual de mala (y por Dios, no por culpa de los farmaceúticos). Vamos, un despropósito sin igual.

Encima, la Sarah Michelle Gellar sale guapísima, que lo es. Están todo el rato luciendo modelitos y de vez en cuando palmito. Pero si quisiera verla desnuda o deleitarme con ella, hay otros medios más baratos y mejores. Para quién le guste Alec "Ternero" Baldwin (porque mira como se ha puesto el tío), de nuevo hay miles de mecanismos mejores. En cuanto a sus actuaciones como actores, pues bien, nada que decir, no las hay, porque no hay personajes que actuar, ni hacen nada más que deambular por las escenas que el malo de Marc Klein ha ideado. De nuevo, al igual que con los traductores de este país, uno piensa durante más de 70 minutos, si de verdad Marc Klein existe o bien el guión (y la dirección) ha sido realizado por un conjunto de monos borrachos puestos hasta las cejas de omeoprazol.

Ni os acerquéis a esta película.

No hay comentarios: