domingo, diciembre 28, 2008

2:37


Qué película tan rara. 100 minutos extraños e intimistas que cuentan una historia impresionante e increíble, al menos, increíble en los primeros minutos de película.

La trama, sin desvelar mucho, porque perdería su encanto, sería la siguiente: "Sabemos que ha ocurrido un suceso en un instituto inglés. Se nos presentan varios personajes: dos hermanos, ella con algún problema que desconocemos, él un triunfador muy inteligente; el típico deportista guaperas sin cerebro: la típica rubia "cañón" que ama al deportista; un chico con problemas de cojera y algo más y finalmente un chico gay que nadie acepta y que está a vueltas de todo. Pues bien, la cinta va desgranando escenas de ese fatídico día, mostrando los problemas de cada uno, y como se relacionan entre ellos."

Aunque parezcan tópicos, lo primero que salta a la vista es que no es la típica película. Rodada MUY REAL, MUY REALISTA, pero con una planificación EXQUISITA, para poder conjugar todas las escenas, se aleja de cualquier cinta USA al uso. Llena de saltos en el tiempo (siempre en un horizonte de no más de un día), se van componiendo las escenas donde se entrecruzan las historias, y donde vemos el mismo hecho, desde varios puntos de vista, hasta precipitarnos en el desenlace final.

Lo otro que salta a la vista es que no hay actores "conocidos" (o casi, la única con experiencia es Teresa Palmer que ha trabajado en cosas como "The Grudge 2" y "Wolf Creek") y eso hace que sea una cinta muy diferente. Además es británica, y vista en versión original, gana mucho.

Murali K. Thalluri que es el director, montador, guionista y productor compone una cinta muy enigmática y con mucho contenido. Lo de enigmática es, porque pese a ser lenta (de narices) y podría decirse que dura, te mantiene ansioso los 100 minutos. Lo de contenido es porque aborda el tema del aislamiento social. La difícil época de la adolescencia (donde el acné provoca risa, la virginidad rechazo o destacar en clase la envidia) esta plasmado de manera notable en esta obra. Otros temas tratados son la envidia, la homosexualidad, los abusos sexuales todo ello encaja como las piezas de un puzzle.

Todo se une en un final necesario que invita al debate al final de la película. Nos hace plantearnos nuestros problemas y sentirnos afortunados por no sufrir como cada uno de los personajes que acabamos de ver. Nuestros miedos parecen irrisorios ante lo que acabamos de presenciar.

Como decía, la película esta rodada muy bien por el joven director, los planos son excelentes enlazando de manera soberbia cada historia, retratándonos a cada personaje. Jugando en cada momento con el espectador, la película avanza de manera lenta pero se va volviendo cada vez más interesante, aumentando de calidad de manera sobresaliente para desembocar en un final brutal. Murali K. Thalluri crea la historia sobre las historias, consigue crear sobre la base de unos jóvenes adolescentes cada uno con sus dudas y complejos una maraña perfectamente interconectada que se resuelve con un desenlace sorpresa para el cinéfilo.

Finalmente, decir que la escena que cierra la cinta, que obviamente no puedo describir, es muy buena, muy bien hecha, dura y con pegada, pero preciosa en si misma.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: