domingo, diciembre 07, 2008

La Ola


El nazismo ha dado grandes películas al Cine, pero sobre todo ha dado un tema que se ha explotado de muchas maneras, aunque en general, el aspecto bélico del conflicto mundial que desató ha sido generalmente el más aprovechado. Por eso, las películas que se salen un poco de esta tónica, o bien se enfocan claramente o pueden resultar un tostón. "Die Welle (2008)" ("La Ola" en alemán) es un ejemplo de esto último.

No me mal interpretéis. La cinta no es mala, aunque si la emitiera Antena 3 un sábado por la tarde en su habitual folletín (y se de lo que hablo..sobre todo ahora que parece que han comprado un paquete de telefilms alemanes) no desentonaría, lo que pasa es que al final no entretiene, lo que cuenta no está nada bien contado..y el resultado es más bien...parco.

"Die Welle" nos habla de la época del nazismo desde el punto de vista de la clase estudiantil. La forma en que sus ideas tratan de ser entendidas por un grupo que suele ser contestatario por naturaleza. "La cinta cuenta, en la Alemania actual, como durante la semana de proyectos, al profesor de instituto Rainer Wenger (muy bien interpretado por Jürgen Vogel) se le ocurre la idea de un experimento que explique a sus alumnos cuál es el funcionamiento de los gobiernos totalitarios y dictaduras. Sobre todo, Wenger quiere demostrar como aunque parece que hemos aprendido la lección, aún podemos ser víctimas de una dictadura. Comienza así un experimento que acabará con resultados trágicos. En apenas unos días, lo que comienza con una serie de ideas inocuas como la disciplina y el sentimiento de comunidad se va convirtiendo en un movimiento real: LA OLA. Al tercer día, los alumnos comienzan a aislarse y amenazarse entre sí. Cuando el conflicto finalmente rompe en violencia durante un partido de waterpolo, el profesor decide no seguir con el experimento, pero para entonces es demasiado tarde, LA OLA se ha descontrolado".

Por encima de su intención sociológica (si es que la tiene, ya que por lo visto la película está basada -ligeramente- en hechos reales: similar experimento, en similares circunstancias, fue llevado a cabo en un instituto californiano), el guión se esfuerza en hacer todo lo digerible que puede su trama, lo que no es baladí teniendo en cuenta que hay bastantes personajes -su buena docena de alumnos- que tienen un papel relativamente importante en el conjunto y que necesitan de ciertos antecedentes para poder ejemplificar con ellos alguno de los efectos del neofascismo protagonista. Es inevitable estereotipar a la mayoría de ellos, y aún así la primera media hora de película se arrastra bastante de fiesta en discusión familiar y de discusión en clase de natación.

Lo peor de todo, es que encima, el público objetivo que parece que busca la película, adolescentes a los que enseñar lo malo que fue el nacismo, no tiene nada que ver con el público que verá la cinta, que como en el ejemplo de ayer en la sala, era todo muy por encima de los 45 años (excepciones a parte, como la de un servidor y sus amigos). Por ello, cuenta con todos los efectismos propios de un producto a medio camino entre un reality show y un anuncio de estatal de preservativos. Es decir, tiene sus montajes rápidos, sus momentos musicales (el inicial es bastante bochornoso), sus largos planos a cámara lenta con sonido distorsionado... un poco para impresionar a la juventud y atraerla como si fuera una peli de acción, pero que no aporta demasiado contenido al resultado final.

En cuanto a las interpretaciones, el adulto protagonista destaca sobre el resto. Jurgën Vogel, que gracias a un extraño carisma da perfectamente el pego de profesor enrollado que rápidamente se transforma en un autoritario líder filofascista. Su última arenga da mucho "yuyu" y repelús, y hace que se te pongan los pelos como escarpias, pese a que el espectador sabe su motivo. Del resto de reparto (todo el reparto es de alemanes desconocidos para nosotros) no se puede destacar nada, porque ni el guión ni los actores hacen nada que lo merezca.

En fin, una cinta floja, que no es mala, pero que tampoco aporta mucho, porque entre otras cosas, no queda muy claro lo que cuenta, y el tono paterno-concienciación no es que aporte mucho. Eso si, las teorías sobre los grupos y la autoridad (el nombre, el símbolo, el uniforme, la unión, el saludo, etc.) están bien dibujadas (SÓLO dibujadas, no desarrolladas) y darían para mucho más.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: