domingo, enero 18, 2009

Bolt


La animación es un género que permite muchas cosas, sin embargo, es una pena que cuando Disney, de la mano de John Lasseter (uno de los genios de Pixar Animation Studios), parecía que iba a dar un giro a sus producciones, siga por los mismos derroteros. No me mal interpretéis, no. "Bolt" no es mala, ni mucho menos, es un producto de gran calidad, entretenido, ameno, ligero, sencillo, nada largo (93 minutos) pero dista mucho de ser genial, y sobre todo tan genial como otras producciones (de animación) que si se atreven a ir más allá, y sobre todo, no tiene ni punto de comparación con la reciente "WALL·E" (que ya os conté en su día), ni con anteriores trabajos de los mismos "genios", tales como "Monsters, Inc." (la mayor maravilla de Lasseter), "Finding Nemo" o "The Incredibles".

Bolt’ es la historia de un perrito actor al que le hacen creer que todo lo que ocurre en su serie es real. Bolt (con la voz grave de John Travolta) piensa que es un súper-perro que tiene un ladrido que destruye varios kilómetros a la redonda, que puede saltar veinte o treinta metros, que posee súper-fuerza y que corre a la velocidad del rayo que tiene tatuado en su lomo. En cada capítulo que rueda salva a su querida Penny (Miley Cyrus), una niña, de las garras del malvado doctor Cálico (el inquietante Malcolm McDowell). Cuando los ejecutivos de la cadena fuerzan a que se deje la serie en un cliffhanger televisivo total, el perro cree que su dueña está en peligro y escapa de su caravana para salvarla. Una vez en el mundo real, tendrá que enfrentarse al hecho de que no tiene poderes, que realmente no sabe comportarse como un perro cualquiera, y encima, cargar con una gata (Susie Essman) que le enseñará lo que es la vida, y un hamster que le ayudará en sus aventuras.

La cinta es ciertamente predecible, no sólo porque sea un producto Disney, sino porque el viaje que realiza el personaje se viene venir. Pero ojo, la evolución está bien lograda porque al comienzo del film los personajes están tan asentados en sus formas de ser opuestas que no te imaginas que puedan cambiar. Cuando esa mutación se produce, es paulatina y creíble, no brusca y sin justificación. Bolt se convierte en vulnerable al conocer que no tiene poderes, pero eso también le sirve para vivir una vida más auténtica. Y la gata se ablanda al comprobar que es posible que los humanos ofrezcan cariño. Todo esto está muy bien definido y es un gran acierto.

Los personajes son el otro punto fuerte. No sólo porque verla en versión original merezca cien veces más que doblada, sino porque además, son una mezcla entre graciosos y dramáticos, con lo que ganan mucho. El personaje del hámster hiper activo, aunque no tenga evolución, es el más gracioso. Es un "robaplanos" total, y hace las delicias cómicas de la cinta. Las palomas con diferentes acentos también son buenos alivios cómicos, además que el aire de "locas e idas" que se les pone, les queda ni que pintado a dichos animales.

El diseño de la animación es mediano estéticamente, o al menos no es tan genial como se podría esperar de Disney a finales del 2008, pero lo que sí está conseguido son los gestos y movimientos. Así que Bolt, cuando intenta ser mono y poner carilla de pena, resulta bastante convincente. Las escenas emotivas funcionan y el final es conmovedor. La mejor escena, sin duda, es la del inicio, que es trepidante y te deja sin respiración, como si de una película de 007 se tratara.

Lo peor del filme, la cancioncita, que hay que meterla con calzador y desperdiciar toda una escena, y algunos momentos sueltos por la mitad del metraje, en ese viaje que realizan el perro, el gato y el hamster hiper activo.

Como decía al principio, una cinta correcta, entretenida, divertida, emotiva y de animación buena..pero de la que se debería esperar más, y que no puede competir con otras cintas de animación actuales, ni pretéritas.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: