lunes, enero 05, 2009

Seven Pounds


Esta vez voy a hablar de una cinta de "súper estreno"..porque aún no se ha estrenado aquí en España, pero yo ya he podido disfrutarla en versión original. Lo primero, es que se trata de "Seven Pounds" (Siete Libras) y no de "Siete Almas" como la mierda de traductores ya la está estropeando. ¿Qué c*ñ* tienen que ver las almas con las libras? ¿Porqué añadir lo de "almas" al título? De verdad, que no lo entenderé nunca..no hay por donde justificar estas atrocidades.

Volviendo a la película, esta es una cinta extraña. En primer lugar, el orejudo de Will Smith repite con el director Gabriele Muccino, tras el éxito de "The Pursuit of Happyness" que ambos obtuvieron en 2006 y que casi le valió el Oscar al actor de "The Fresh Prince of Bel-Air". La cinta tiene los mismos derroteros, se trata de un drama intimista, extraño, y aunque no lo parezca muy bien interpretado por el bueno de Will Smith.

La historia de "Seven Pounds" es la siguiente: "Will Smith interpreta a Ben Thomas, un agente del servicio de Hacienda estadounidense empeñado en ayudar a gente con problemas, por motivos que al principio de la película no quedan del todo claros para el espectador (y que obviamente no puedo desvelar aquí, pero la cinta si que lo hace). Una de las personas a las que decide ayudar es Emily Posa (Rosario Dawson), una mujer que necesita un trasplante de corazón y debe mucho dinero por las interminables facturas médicas que acumula. Además, Ben tratará de ayudar a otras personas, como Ezra, un jóven pianista ciego interpretado por Woody Harrelson. Pero hay algo raro en Ben, su hermano, su pasado, que harán que las cosas no sean lo que parecen."

Lo cierto es que la trama de "Seven Pounds" es mucho más compleja que todo esto y la primera media hora de la película puede resultar algo confusa. Gabriele Muccino aprovecha el metraje para explicarnos quién es Ben y qué lo ha llevado a hacer algunas de las cosas extrañas que hace. Lo que pasa, es que el ritmo es lento, puesto que la historia lo necesita así. Además, hay lo que parecen ser contínuos saltos en el tiempo, así como escenas sueltas. Como espectador simplemente vemos secuencias en las que el protagonista interactúa con diferentes personas y sin que parezcan tener mucha continuidad argumental las unas con las otras. Pero al final todo quedará más o menos claro.

Eso si, hay momentos en los que el director, y el guión (de Grant Nieporte), se enredan en absurdas escenas que no creo que aporten mucho. Además, la parte más "pastelón" de la cinta (que lo tiene) hacen que el espectador ponga algo de barrera entre el personaje y nosotros. Es decir, no es redonda, ni mucho menos, la cinta.

Lo mejor de la misma es la interpretación de Will Smith. El chaval (bueno, ya tiene 40 tacos) lo hace muy bien. Vista en versión original ganará mucho, ya que el personaje de Ben pasa por muchos y variados estados de ánimo, y Will Smith lo hace fenomenal. Rosario Dawson está más floja. Esta chica, que salía en cintas como "Eagle Eye", "Sin City" o "Men in Black II" no da la talla. De momento no ha demostrado mucho. El resto de actores no tienen papeles importantes, salvo el pequeñito de Woody Harrelson. Lo hace fantásticamente, haciendo de ciego TOTALMENTE creíble, y con su primera escena muy dura, en un diálogo increíble con Will Smith. También es destacable la banda sonora original de Angelo Milli, al que desconozco totalmente, pero que compone un "score" bueno.

La cinta no es fácil de digerir. Sin ser muy profunda (sino hablaría de un peliculón), se tratan temas como el del sacrificio personal, la capacidad de redención, la mentira, el engaño y el perdón. Estos temas hacen que no sea un simple drama de chico conoce a chica, ni nada que se le acerque, y que haya que verla entera para tener la foto completa. Eso si, aviso, son dos horas de dramón.

No hay comentarios: