sábado, febrero 21, 2009

Crepúsculo


Ya estoy de vuelta. Antes de relatar el último día de estancia en El Cairo (con afotos incluidas), así como el viaje de vuelta donde me han perdido la maleta...voy a escribir sobre el libro que me "zampé" en el viaje de ida. No hay nada como un viaje de más de 7 horas en aviones para empezar y acabar un libro. Y por cierto, en el viaje de vuelta..casi casi, acabo otro. entre mi compañera de kurro (con la que he ido al El Cairo) y yo nos hemos intercambiado los libros..Ella se ha leído este en la vuelta, y yo casi me he leído el que ella llevaba a la ida. Ávidos de lectura ambos, por lo que veo.

Se trata de "Crepúsculo" de Stephenie Meyer. Para empezar, es necesario aclarar que soy un devorador (nunca mejor dicho) de libros sobre vampiros. Sobre este tema (y muchos otros) o hay nada ni nadie como Anne Rice y sus Crónicas Vampíricas (entre otros). Desde luego, "Lestat el vampiro", así como "La reina de los condenados" y "Ladrón de cuerpos " son obras maestras del género, mucho mejor que incluso la inicial y más conocida "Entrevista con el vampiro".

Por tanto, las noticias de que una escritora nueva, muy joven (nacida el 24 de diciembre de 1973) tenía una saga sobre vampiros, hizo que tuviera que empezar a leerla lo antes posible. Y bueno, no es para nada comparable con lo que decía de la de New Orleans, y no es que el libro me haya entusiasmado mucho, pero se deja leer.

"Crepúsculo" cuenta la historia de una joven adolescente que se enamora irresistiblemente de otro jóven adolescente que resulta ser un vampiro. El libro narra las primeras aventuras de los dos tortolitos. Es una novela romántica (de vampiros) dirigida al público adolescente, y este es el problema de que a mi no me acabe de gustar. La parte adolescente no me "llega". Lo siento, me aburre y no me transmite nada. Hay más de media novela dedicada a las tribulaciones de una joven de 16 años que no me dicen nada. Sólo el misterio de la parte vampírica y el personaje de Edward Cullen, que es muy bueno y está muy bien aprovechado hacen que la novela sea leíble. Es decir, el mayor (y casi único) de los puntos buenos de la novela es que Meyer es muy ducha a la hora de mantener el ritmo y la tensión, y sobre todo, de encadenar cada capítulo manteniendo al lector (y a la protagonista) sumidos en el desconcierto y las ganas por saber más. Eso, unido a que las apariciones iniciales de Cullen son muy buenas, mantiene la novela en las manos.

Por lo demás, creo que estamos ante una escritora best-sellera más, sin mucho que aportar hasta ahora. No creo, ni mucho menos, que sea para que haya recibido n mil premios y esté vendiendo como rosquillas, pero en fin, para gustos los colores. Eso si, irremediablemente acabaré leyendo las continuaciones (al menos 4 ya publicadas) y describiendo lo que me parecen. Y eso, al menos, ya es algún mérito ¿no?
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: