viernes, febrero 27, 2009

El Cairo: Último día de trabajo y vuelta

Con mucho retraso, pero al final está aquí, os relato el último día de trabajo (ejem...) y la vuelta del viaje de la semana pasada a El Cairo. Ante todo, no he hecho la entrada antes porque aún no tenía las imágenes que mi compañera hizo en la excursión del jueves.

Si..si...pudimos hacer una "mini" escapada el jueves por la mañana. Como el miércoles a la noche habíamos terminado unos cálculos que teníamos que entregar el jueves, dispusimos de unas 3-4 horas libres. Como no hay que perder estas oportunidades, pillamos un guía (un egipcio que sabía castellano, muy majo y con muchísima información), una furgoneta con conductor y los cuatro nos fuimos a la Necrópolis de Giza a ver La Gran Pirámide de Giza (y las otras) y Gran Esfinge de Giza.

Ante todo, decir que nos pilló una tormenta de arena. Brutal. Eso de estar en el desierto es lo que tiene. No sólo no puedes hablar ni ver, sino que todo queda cubierto de una fina capa de arena. Te golpea en la cara, las manos, el cuello. Horrible y no se ve nada. Menos mal que sólo fue durante la primera hora o así, y luego el día despejo algo.

La verdad es que es una maravilla. Por algo es la única de las Siete maravillas del mundo que aún sigue en pie, y sin duda alguna es lo más enigmático y maravillo que he visto nunca. Lo que hay en la Necrópolis de Giza es IMPRESIONANTE. En esta necrópolis del antiguo Egipto se erigieron la pirámide de Jufu (Keops), también conocida como la Gran Pirámide, la pirámide de Jafra (Kefrén) y la relativamente pequeña pirámide de Menkaura (Micerino), junto con varias pirámides subsidiarias menores, templos funerarios, templos del valle con embarcaderos, calzadas procesionales y se excavaron fosas conteniendo barcas solares ceremoniales; también se esculpió en la roca de la meseta la Gran Esfinge de Giza.

Hay cientos de miles de misterios que rodean a las pirámides y sobre todo a la Pirámide de Jufu (Keops - La Gran Pirámide). Seguro que todos hemos oído hablar de ellos. Y antes de verlas uno tiene en la cabeza los datos, que así, a groso modo, son estos:
  • Altura de 146 metros.
  • Más de 2 millones de piedras, de entre 2,5 tonelada y 60 tonelas.
  • Las medidas son perfectas, teniendo una inclinación en cada arista de 51 grados y medio
  • Construída en 20 años por más de 200.000 personas.
  • La longitud de los lados son perfectas, todas de 230'3 metros.
  • Las tres pirámides (Keops, Kefrén y Micerino) están orientadas esactamente igual. Desde cierta posición, quedan completamente alineadas y/o ocultas.
  • Las proporciones de las 3 pirámides, una respecto de la siguiente en tamaño, son EXACTAS.
Cuando lo piensas, sin verlo, es una locura. Pero cuando estás delante de ellas, es IMPOSIBLE. No se puede pensar como se construyeron, como es posible que esas maravillas estén ahí. Y eso sin entrar a su objeto (necrópolis) y sin pensar encima con la construcción interior: Pasillos, túneles, cámaras, puertas, vigas, etc. Todo eso, hace más de 4500 años (La fecha estimada de terminación de la Gran Pirámide es c. 2570 a. C.).

Son majestuosas, son impresionantes y son increíbles. Verdaderamente, son un monumento sin igual. Te sientes insignificante y es admirable la capacidad de la civilización egipcia. Es, de verdad, para verlo una vez en la vida.
Adicionalmente, la Gran Esfinge de Giza que completa parte de la necrópolis es también un monumento precioso. Es muy impresionante porque es un ÚNICO BLOQUE DE PIEDRA TALLADO. Es decir, según Wikipedia, se realizó tallando un montículo natural de roca caliza en la meseta de Giza. Tiene una altura de unos veinte metros, midiendo el rostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, teniendo el cuerpo la forma de un león. En épocas antiguas estaba pintada en vivos colores: rojo el cuerpo y la cara, y el nemes que cubría la cabeza con rayas amarillas y azules. Sus dimensiones principales son: unos 72 metros de longitud, veinte de altura y catorce de anchura.

En algunos momentos deja más impresionado que las propias pirámides, no por el esfuerzo, sino por la majestuosidad del porte de la esfinge. Además, la pirámide de fondo es espectacular.

Ese mismo día por la tarde, seguimos trabajando con los compañeros de otra empresa y el gobierno Egipcio. Al día siguiente emprendimos el regreso a casa. He de decir, que después de más de tres años sin que me pasara, me extraviaron la maleta los de Luthansa. Mi maleta no viajó conmigo desde El Ciaro a Frankfurt. Y por supuesto tampoco desde Frankfurt hasta Bilbao. La pobre hizo un viaje paralelo para llegar un día después, 20 horas después, a mi casa. Sin más.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: