martes, febrero 17, 2009

El Cairo

Desde ayer lunes 16 por la tarde noche estoy en El Cairo. Tras un viaje agotador, empezando a las 7 de la mañana y acabado a las 21 de la noche, llegamos a la capital de Egipto. Por cierto, aquí, para empezar hay una hora más que en España. Aquí están a GMT+2.

Aviso que no tengo tiempo para ver nada, y ahora mismo, en medio de una reunión (bueno, un descanso de 10 minutos), chorizando la conexión WiFi del cliente, aprovecho para escribir. Anoche no salimos del hotel, un grandioso y lujoso hotel (City Star Cairo). Cenamos en un libanés que había en el complejo (debe haber como 5-6 restaurantes temáticos). La comida exquisita, además tuvimos actuaciones en directo, incluida una danza del vientre fabulosa, increíble, por una bailarina despampanante. Sin más.

Hoy por la mañana hemos venido al cliente en un transporte alquilado. Una furgoneta nueva que se desplazaba por el CAÓTICO tráfico de El Cairo. Es increíble. En 20 minutos de desplazamiento por la ciudad he visto lo desastroso que es el tráfico. Ni me lo creo. La gente cruzando por donde le da la gana, pasando entre los coches sin más. Los coches se cruzan, se mete, se cambian, se paran, sin avisar, por donde no hay sitio. Es impresionante. Todo son bocinas, gritos y contaminación. Es indescriptible con palabras.

Por lo demás, poco más que reseñar. Eso si, vengo con una compañera. Y es increíble como los hombres Egipcios la ignoran si va conmigo. Si está junto a mi, me hablan SOLO a mi. Anoche, en la cena, los camareros me hablaban sólo a mi. Todo iba dirigido a mi. Incluso en el hotel, creo que la han tratado diferente, dándole una habitación peor que la mía. Impresionante.

Lo otro destacable, a parte del tráfico, es el árabe. Evidentemente no se entiende nada. Ni hablado ni escrito, y es, tal y como me sentí en Hong Kong, frustrante y duro.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: