jueves, febrero 12, 2009

Una Noche de Perros


No, no voy a hablar de viento, frío y noches en vela. No. Se trata del último libro que he leído. "The Gun Seller" que así es el título original es la primera novela del actor Hugh Laurie. Este tío, que es un gran actor de teatro, es prácticamente conocido sólo por su papel como Dr. Gregory House en la serie de televisión House, M.D. Es una pena, porque, pese a tener una extensísima carrera en el teatro y televisión, estar muy reconocido en su país natal (Inglaterra) como actor serio y prestigioso, haber terminado en la Universidad de Cambridge Arqueología y Antropología, es conocido por un personaje, que a mi juicio, es malo a más no poder. Si, lo siento, la serie esa del doctor de mala ostia, mal educado y que no duraría ni un asalto en un servicio público de salud español, me parece nefasta.

Así que cuando mi padre me tendió el libro, no dudé en leerlo, para conocer otra faceta del personaje. Ya me advirtió mi progenitor que el libro, literariamente es muy normalito, pero que al menos, me reiría un rato. Efectivamente. La calidad del libro, desde el punto de vista de la literatura es más bien reducido, simple, normal. Pero hay que reconocer, que pese a que la historia sea muy simple, e incluso increíble (o sea, difícil de creer), la manera de abordarlo de Laurie, y sobre todo los finales cómicos a muchos de los pensamientos del protagonista, bien merecen una leída.

Lo primero que hay que decir, es que está escrita en 1996, mucho antes de saltar a la fama. Es importante, porque no se trata de un "aprovecho el tirón que tengo como House y saco una patata a la calle", sino que es una aproximación al género policíaco y negro del polifacético personaje. Lo siguiente, sería la trama, directamente sacada de la Wikipedia: "Thomas Lang, es un ex policía, exmilitar británico y un asesino a sueldo que recibe un trabajito de McClusky para que elimine al empresario Alexander Woolf. Sus principios le impiden aceptar el trabajo, y entonces intenta avisar a la futura víctima, para lo que acude a su casa, donde se encuentra a un individuo que intenta matarle y a una amable joven que resulta ser la hija de Woolf, que más tarde se sentirá atraida por ella. A partir de ese momento el protagonista se verá inmerso en un torbellino de mentiras, corrupción y violencia, que lo obligará a machacar unas cuantas cabezas con la estatuilla de un Buda, medir su ingenio con multimillonarios malvados y dejar su vida (entre otras cosas) en manos de un grupo de femmes fatales; todo esto mientras intenta salvar a una bella dama y evitar un baño de sangre a escala mundial."

El argumento, pese a que parece muy rebuscado, en el fondo es muy simple y sencillo. Todo el libro está contado desde el punto de vista del protagonista, salvo momentos puntuales donde se inserta una acertada, muy acertada, tercera persona. Thomas Lang es un cachondo mental (supongo que refleja, en parte, la personalidad de Laurie) y aunque se enfrenta a muchas dificultades, siempre lo hace desde un punto de vista muy cómico. Y eso, es lo mejor del libro. En cada párrafo, en cada página, hay varios pensamientos "cachondos", cómicos y muy ingeniosos. Esto está muy bien hecho por parte de Laurie, y como decía antes, creo que refleja a la perfección la inteligencia del escritor. Además, se aleja bastante del típico humor inglés, siendo un humor inteligente, actual y fresco, totalmente alejado de "chavacanerías", burlas sosas y sin sentido.

En fin, el libro se lee con sencillez y alegría. Es bastante para los tiempos que corren, donde los "best-sellers" malos que se venden como rosquillas copan las ventas en este país. Eso si, hay que conocer las limitaciones del autor, y disfrutar con las bondades. Yo, al menos, me he reído mucho y bien. Es un buen tipo este Thomas Lang.

Por cierto, el primer capítulo está disponible en este link de la cadena CUATRO. Podéis leerlo, a ver que os parece.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: