miércoles, marzo 25, 2009

Doubt


La película que he podido ver esta semana en versión original ha sido "Doubt", bien traducida como "La Duda" en nuestro país. Una de las películas con más nominaciones de la pasada edición de Los Oscars (hasta un total de 5), que, bajo mi punto de vista, increíblemente, no se ha llevado ninguno.

Hasta el momento de escribir estas líneas, no sabía que la película era una adaptación de una obra de teatro muy premiada y reconocida (ganadora de Pulitzer), del mismo título y del mismo director John Patrick Shanley. Es decir, Shanley escribió la obra de teatro, y ahora la ha adaptado como director y guionista al Cine. Por cierto, no es un "don nadie", ya fue ganador del Oscar al mejor guión original por "Moonstruck" en 1987 ("Hechizo de Luna").

Sin poder, ni querer entrar a hacer algún "spoiler" de la película, reflejaré lo que significa usando las palabras del propio autor sobre la idea de la obra, y por tanto, de la película: "Por eso decidí escribir una obra que aludiera a que no podemos estar totalmente seguros de nada. Quería explorar la idea de que la duda tiene una naturaleza infinita, que crece y cambia, mientras que la certeza es un camino sin salida. Cuando hay certeza, se acaba la conversación. Y a mí me interesan las conversaciones, sobre todo porque son sinónimo de vida. Tenemos que aprender a vivir con cierta incertidumbre. Ese es el silencio que se esconde debajo del parloteo de nuestro mundo".

La cinta me ha parecido muy, pero que muy buena. Una de esas películas que se disfrutan desde el principio hasta el final, no sólo por el contenido, sino por las formas. Empezando por estas últimas, destaca, técnicamente la manera en que el director realiza la mayoría de los planos. Unos encuadres fantásticos, pero muchas veces extraños. Movidos, inclinados, desde perspectivas inquietantes. El único objetivo es mantener al espectador atento, por un lado, y desconcertado por el otro. La incertidumbre es el "lev motiv" de la película, y las artes del director apuntan en todo momento a ello. No en vano, este director debutó con una película extraña "Joe Versus the Volcano" (qué casualidad que días antes de ver "La Duda" comentara con Román sobre esta cinta de 1990 ¿verdad?), que comparte muchas de las singularidades de dirección de "La Duda".

Además, hay dos aspectos fundamentales de la técnica de la cinta. Una, la genial música de Howard Shore. Hay momentos (pocos) que recuerda en exceso a "The Lord of the Rings: The Fellowship of the Ring" pero la originalidad está presente en el resto de ellos. La música es un elemento más de la trama, y acompaña a cada personaje, y a cada situación de manera perfecta. El segundo, que destaca desde el primer instante de la película es la fotografía del maestro Roger Deakins. Es imposible hacer unos retratos visuales tan bonitos y con tanto juego de la luz, artificial y natural como los de Deakins. Es curioso que haya sido el director de fotografía de tres de las películas que más me han gustado de los recientes premios citados antes: Esta "Doubt", "The Reader" y "Revolutionary Road". Si bien, en estas dos últimas el trabajo era bueno, en "La Duda" es más que excelente, y se sale. Como digo, desde la primera escena, desde los primeros enfoques del director.

En cuanto a las interpretaciones, aquí hay que hablar de una maravilla de la interpretación, Meryl Streep y un grandioso actor Philip Seymour Hoffman. Ella está sublime, perfecta, maravillosa. Eso si, supongo que doblada será una birria comparada con la versión original. Que delicia de interpretación. Como los estados de ánimo, el dolor, la dureza de su personaje, la inflexibilidad de su carácter y la intolerancia son reflejados a la perfección. No, no son reflejados, son TRANSMITIDOS, son mostrados con claridad. Que escenas más duras tiene con sus compañeras monjas, con los niños, con la madre del protagonista y como sale airosa. Philip Seymour Hoffman es una réplica muy buena. Es un actor con una fuerza tremenda, no sólo por sus facciones y físico, que ayudan mucho, sino por su voz y sus constantes cambios de ánimo. Está tremendamente bien. Acompaña el reparto con más de dos frases Amy Adams. La protagonista de "Miss Pettigrew Lives for a Day" está bien, incluso no desentona con los dos pedazo de actores de antes. La verdad es que esta chica tiene madera (y está buena) para ser un actriz con mucho futuro y talento. Deberá elegir bien los papeles, como este.

Por último hay que hablar del argumento. La chica de la cinta. Sin contar nada, como decía, es importante que el argumento versa sobre la compasión, la duda, el engaño, la traición, la inflexibilidad y la intolerancia. Pero lo hace con un transfondo religioso que le da mucho empaque. Son unos diálogos muy duros, a veces complicados, pero sin embargo muy bonitos. Con una reflexión final, envuelta en lágrimas, que hace pensar.

En fin, una cinta que merece la pena verla, disfrutarla en versión original y disfrutar de la técnica que tiene, y de las dos interpretaciones IMPRESIONANTE.

No hay comentarios: