martes, mayo 12, 2009

Star Trek (2009)


No pude verla con mis amigos este fin de semana, y si con mi media langosta (aunque ella se durmió jejeje), y la verdad es que disfruté como un enano. En primer lugar, no soy un fan de la saga de Star Trek, ni mucho menos. He visto las películas "clásicas" (las de Leonard Nimoy y William Shatner) en la televisión, pero las nuevas (las del capitán Jean-Luc Picard interpretado por Patrick Stewart) no las vi en el cine. Siempre he tenido a la serie y a las películas, como una saga carismática, entretenida, pero sin pretensiones. Sin embargo esta nueva entrega, una "vuelta a los orígenes" me interesaba desde el principio. No puedo negar, que me encanan las pre-cuelas. Me encanta que me expliquen los orígenes de los personajes y de las cosas. Y encima, el personaje más carismático (para mi) de la saga, el del Capitán Spok, lo interpreta un actor que me parece IMPRESIONANTE, Zachary Quinto aka Sylar.

Hay que decir que dentro del cine de entretenimiento, ese de blockbuster (no me gusta la expresión, pero no se me ocurre como decirlo), esta cinta es una joya. No sólo cumple con todos los requisitos que se presuponen desde fuera: entretiene, acción a raudales, protagonistas claros, efectos especiales PRECIOSOS E INCREÍBLES, sino que además, está perfectamente facturada. No por millones, sino por un buen trabajo en el guión, la producción y la dirección. Esto es muy importante, pues muchas veces, estas "súper producciones" adolecen de buenos mimbres y cuidados. Sin embargo, el niño prodigio, artista de la parafernalia y el engaño, J.J. Abrams lo ha hecho a la perfección.

Utilizando el mismo equipo que le está dando tan genial resultado con "Lost" el Abrams se ha complementado con sus amigos guionistas Roberto Orci y Alex Kurtzman para dotar a la cinta de una historia muy bien hilada y desarrollada.

El argumento de la película es sencillo: Nos cuenta los inicios del capitán James T. Kirk y de Spock. Desde niños, hasta que se embarcan por primera vez en la nave Enterprise. Y asistimos atónitos a su primera aventura. Pero antes, hemos visto incluso más en el pasado (25 años antes), y hay viajeros inesperados en el tiempo.

Desde el inicio, inquietante, intenso y emotivo, he estado pegado a la butaca. El nacimiento del capitán Kirk es alucinante, o mejor dicho, el episodio del nacimiento. A partir de ahí, la acción y los personajes no dejan de aparecer.

Como decía, el gran trabajo del guión no pasa desapercibido, pero sobre todo, la mano (conocida) de Abrams para ir introduciendo los personajes es notable. Cada uno aparece en su momento, para reconocerlo, pero muchos años más joven, e ir desplegando sus artes. Aquí, la labor de los actores principales es fundamental. Chris Pine tiene el personaje más difícil (por la carga emotiva), el del capitán Kirk. Lo resuelve bien, sobre todo mostrando la vena socarrona, bravucona y competitiva de un jovencísimo capitán y héroe. Pero Zachary Quinto está INMENSO. Que temple, que valentía para hacer de un Spok que tiene que parecer más humano que todos los humanos juntos, y además, no tener sentimientos. Tiene momentos preciosos e intensos, como cuando se enfrenta por única vez al capitán. Después, el resto de personajes lo hacen muy bien, dejando momentos vitales en manos del resto de componentes de la nave, para que sepamos porqué cada uno ocupa el puesto que ocupa. A mi, me han gustado especialmente dos: Pavel Chekov y Scotty. Ambos lo hacen muy bien.

Pero no sólo de personajes vive la película. El guión, y el director han combinado muy bien los momentos de acción, con los momentos más tensos y de dolor, así como con las bromas y momentos más cómicos. Sacando, como decía, la vena bravucona y socarrona del protagonista, se libera tensión, y se marca un devenir en la relación de los personajes principales. Además, las más de dos horas de cinta, se hacen cortas, gracias a la mezcla, inteligente, de los ingredientes.

Y además, haciendo algo que siempre hace falta, poner los efectos especiales al servicio de la historia (y no al revés). Así, escenas impresionantes como la salida de la nave de los anillos de Saturno, no sólo es preciosa, impecable y bonita, sino que era necesaria, por ejemplo.

La música es un elemento en el que me he fijado y mucho. Michael Giacchino (el responsable de la música de "Lost") ha renovado la "fanfarria" clásica, pero con un toque muy oscuro, moderno, y de más empaque. Además acompaña muy bien a las escenas exteriores de la nave, que necesita de la música para convertirse en un personaje con vida.

No se lo que pensarán los amantes de la saga más "acérrimos", pero creo que deberían estar orgullosos de que su saga tenga una precuela hecha con gusto, cariño, técnica y dedicación. Si, hay ingredientes para que sea una saga lucrativa (todo lo que toca Abrams así se convierte), pero no se ha hecho en vano, creo yo. Además hay muchos momentos para enlazar con las otras películas. Momentos que igual están metidos "con calzador" pero que están ahí para hacer todo un poquito más redondo.

En fin, una grata sorpresa. Una película hecha bien, con tino, y que dentro del panorama más "blockbuster" se alza con clase y orgullo para reivindicar una saga clásica. Yo creo que hay que disfrutarla en el cine.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: