jueves, julio 23, 2009

Amanecer


Acabé el cuarto y último libro de la saga Crepúsculo escrita por Stephenie Meyer. Se acabó, de momento, seguro que la autora en cuanto necesite dinero, hará el quinto.

Para no ser menos, este cuarto libro es tan malo o peor, que los anteriores. Ha sido un suplicio, y enlazando con lo último que dije sobre el tercero en su día, a menos que, hayas caído en las garras de no poder dejar una historia a medias y además, tengas algún mínimo interés por los vampiros y demás monstruos, este es uno de los peores libros que he leído en mi vida.

Por cierto, lo más seguro que en las líneas que siguen, destripe buena parte de la historia, global y del libro. Me la suda, pero avisados estáis. Según la Wikipedia, el resumen del libro es: "Bella (aún humana) narra la boda y la luna de miel, desde el anuncio oficial del acontecimiento (a Charlie, René e invitados) hasta el viaje de novios a isla Esme (regalo de Carlisle a su esposa que Esme les cedió para pasar la Luna de miel). Edward cumple con su trato posterior a la boda, y hacen el amor como locos. Ya tras unos días Bella descubre que está embarazada. Contadao por Jacob, mejor amigo de Bella, relata el embarazo de esta, la separación del clan quileute encabezado por Sam para proteger a Bella y la creación de una nueva manada con Seth y Leah Clearwater donde él asume la posición de "alfa". Bella da a luz a una híbrida entre vampiro y humano a la que llama Renesmee, y que tras el parto la deja al borde de la muerte. Y la última parte, contada de nuevo por Bella que es transformada en vampiro para salvar su vida y regenerar su cuerpo, ya que durante el parto se le rompieron muchos huesos y perdió mucha sangre. Nos cuentan la historia de los niños vampiros, convertida en un tabú y de su terminante prohibición. Irina, de clan más hermanado de los Cullen ve a Renesmee en el bosque y piensa precipitadamente que es una niña inmortal. Los Vulturis son avisados por Irina y planean matar a Renesmee y a los Cullen responsables del crimen. Así, los Cullen se ven obligados a reunir amigos vampiros de todo el mundo para servir de testigos y convencer a los Vulturis que Renesmee no es una niña vampiro".

Pues bien, el libro es bochornoso. Las escenas de cama, por fin tras más de 2700 páginas entre todos los libros, son horrorosamente relatadas. El recurso del embarazo de Bella, creando un engendro es tristísimo. Pero es que además, la imprimación de Jacob con el bebe no podía ser aún peor. El final, precipitado y sin gracia, ni tensión ni nada, es de lo peor. En fin, la torpeza en la que se desarrolla toda la historia que se tambalea es de vergüenza ajena.

Lo único que se salva, quizá 9 o 10 páginas de las 900 de la novela, son los primeros momentos de Bella como vampiro. En todos los libros de vampiros estos son los mejores momentos, pues nos relata como va descubriendo las grandes habilidades que le da su nuevo cuerpo. Como digo, unas pocas gotas lúcidas en la inmensidad del océano de una historia sosa, insulsa, mediocre, mal relatada y sin sentido.

Ahora, que la he acabado, puedo decir que es una pena que una saga como esta sea la que encandile a los jóvenes (y a otros muchos). Qué sea la saga que "adoren", que les parezca inmensamente buena y que "la devoren". Si, necesitamos que la gente lea, pero que no lea basura "best-sellera" como esta. Es una pena, que cientos de historias y libros buenos, pasen desapercibidos, y esta colección de quiero y no puedo, de medias tintas, con bastante moralina barata y final feliz, sea lo que triunfe. ¿No sería mejor dejar sitio a nuevas ideas e novelas que repetir y repetir las mismas formulas del éxito? Una verdadera pena.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: