viernes, julio 24, 2009

The International


Otra de las películas que he visto este fin de semana. Película ya estrenada hace tiempo, a la que la tenía ganas. Primero, porque el bueno de Clive Owen es un actor que me gusta. No es que sea gran actor, aunque haya hecho grandes interpretaciones, sino porque es bastante sobrio, y suele participar en películas "serias", entendiendo como serio, proyectos bien presentados, adultos y con ganas de hacer un buen producto. Aunque no siempre resulte, claro.

"The International" es una thriller. Es un buen thriller, lleno de persecuciones, intrigas, protagonistas duros que no cejan en perseguir lo que quieren y demás. Es una película entretenida, pero lo siento, no es una película redonda. Le falta algo, le falta más sentimiento. Ya me explicaré. El argumento de la película sería más o menos el siguiente: "Louis Sallinger (Clive Owen) agente de la Interpol, y una abogada de Manhattan (Naomi Watts) se ven envueltos en una trama de corrupción donde los intereses de un banco de carácter internacional van a desvelar pronto una "mafia" mundial de magnitudes insospechadas. Se trata del Banco Internacional de Negocios y Crédito (IBBC) el cual toma su nombre del extinto Banco de Crédito y Comercio Internacional que estuvo manchado por lo mismo a lo que se le acusa al de la película: lavado de dinero, tráfico de armas y financiación de guerrillas en países tercermundistas con el propósito de controlar los gobiernos".

Donde la cinta mejor se desenvuelve es en la parte de acción del thriller. Tom Tykwer es muy bueno rodando las escenas de acción. No en plan "moderno" que no te enteras de nada, sino más bien clásico. El protagonista no es James Bond ni nada parecido, sino un "simple" policía más o menos burócrata de la Interpol. Por lo que en las escenas de acción no se desenvuelve muy bien, y eso es lo que muestra la cámara. Se trata pues, de escenas de acción "adultas", ya que la cinta sigue sus reglas, sus convenciones, si, sus concesiones, pero que está hecha para espectadores que no se asombrarán con las explosiones, sino con el ritmo y la manera con la que están contadas. Es decir, un estilo seco, sobrio, cortante, duro y con pegada. El tiroteo en el Guggenheim de New York (donde he estado por cierto :) :)) está perfecto. Es una escena perfecta, que resume las dotes del director de cintas como "Perfume: The Story of a Murderer", "Heaven" y "Lola rennt" entre otras.

En las interpretaciones, tenemos por un lado al bueno de Clive Owen. Es capaz de una gran expresividad fácil, quizá a veces demasiado centrado en la exclusividad de contarlo todo con la cara. Pero es un actor que encarna perfectamente al perdedor, al policía que siempre apartan y que nunca llega a nada. Naomi Watts sale peor parada por el guión. Su personaje es bastante secundario y no tiene momentos para el lucimiento. Es una pena, porque esta chica podría dar mucho más. Y como curiosidad me quedo con Armin Mueller-Stahl. Precísamente salía también en la otra película del fin de semana que os conté "Angels & Demons". Es un actor que hace muy sencillo y comprensivo su papel.

Pero como decía al principio la película tiene algún que otro fallo. Y este es la trama. El thriller es denso, con muchas idas y venidas de nombres y personajes. Lo complejo de explicar los movimientos sucios del banco, de las implicaciones de todos los movimientos mundiales, las guerrillas, etc. No es fácil identificarse con lo que está ocurriendo, y ese es el problema. No hay "feeling" para que el thriller cale en el espectador. Si, la idea podrá ser realista, o real. Podrá reflejar algo que seguro está pasando, pero no cuela. La política internacional no está hecha para atraer.

En fin, una cinta entretenida, que se deja ver, pero que por desgracia olvidarás a los 10 segundos, excepto por la escena del museo que ya os he contado, y quizá, sólo quizá, por el final inesperado y cortante, marca de la casa.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: