miércoles, agosto 19, 2009

The Last House on the Left


Lo que en principio parecía que iba a ser una película de suspense, sustos y terror, resulta que es una cinta de violencia y asesinatos. Si, seré de los pocos que no sabía de que iba esta película, y mucho menos que se trataba de un "remake" de una cinta de Wes Craven.

El argumento es: "El matrimonio Collingwood (Tony Goldwyn y Monica Potter) y su hija adolescente Mari (Sara Paxton) deciden pasar unas tranquilas vacaciones en su casa del lago. A su llegada, la joven muchacha pide prestado el coche de sus padres para ir al pueblo a ver a su amiga Paige. Pasando juntas la tarde, las dos chicas conocen a Justin, un joven que está de paso en el pueblo y que les invita a ir a su motel. Todo parece ir la mar de bien hasta que llega el resto de su pandilla, formada por Krug (Garret Dillahunt), padre del muchacho y psicópata buscado por la policía, su perturbada novia Sadie (Riki Lindhome) y su sádico hermano Francis (Aaron Paul). La presencia de Mari y Paige no es muy bien recibida por Krug, quién decide deshacerse de ellas para evitar que les delaten".

Estamos ante un filme muy violento. Con muchas escenas explícitas de violencia, asesinatos, amputaciones, violaciones, balazos en la cabeza y hasta caras que saltan por los aires. La idea del director Dennis Iliadis (esta es su segunda película tras "Hardcore", y puede que la última :)), según tengo entendido, emulando el original de 1972, es que la violencia resulte impactante, y creo que al final no lo logra, ya que resulta más bien innecesaria y desagradable.

El guión resulta estirado al máximo. La tortilla, que da vuelta en la última parte de la cinta, se ha alargado demasiado, y aburre al personal, que está pensando cuento falta para que los malos mueran del todo. Además, un epílogo nada afortunado, ciertamente errado y que trata de justificar a los padres (nos han hecho "pupita" a nuestra hija, así que tenemos derecho a todo....). De hecho, la cinta es excesivamente simplista, maniqueista y falta de término medio. Los malos son muy malos, y los buenos son muy buenos, hasta que se hartan, y un ciudadano medio se convierte en un malo muy malo. Increíble.

Es una pena, porque los primeros 30 minutos son muy buenos. La atmósfera enrarecida y de película seria está conseguida. De hecho, parece, que estuviéramos ante una gran cinta. El inicio inquietante, ese que parece que no sabemos donde encajará con la historia posterior, es muy bueno. Pero una vez que se presenta a la "familia de los malos", ahí se acaba, y aparecen los errores mencionados. Sobre todo, porque en esos primeros minutos, da la sensación que la película va a ser "realista", va a ir por el camino de mostrar la realidad, pero luego se vuelve increíble, grotesca y llena de "aciertos" típicos de estos filmes.

Además, esos primeros momentos (bueno toda la película) tiene una gran fotografía (a cargo de Sharone Meir) y algunos planos (sobre todo fijos) muy impactantes, que hacen pensar que la cinta podría haber caminado por otros derroteros. De verdad, a lo largo de la cinta hay repartidos varios planos muy buenos (no puedo citarlos sin "spoilear" toda la cinta) pero son siete y ocho gotas de magnífica esencia, vertidas en el peor cenagal posible.

En la labor actoral poco que decir. Sus personajes son bastante poco coherentes, torpemente dibujados y peor interpretados. No hay nada de una buena interpretación en ninguno, una pena.

En fin, una cinta mala, aburrida. Con una violencia sin venir acuento, con una escandalosa ausencia de en la coherencia interna del relato, con una desfachatez clamorosa en su mensaje, y que no aporta nada a ningún género. Para olvidar.
Reblog this post [with Zemanta]

1 comentario:

Anónimo dijo...

a mi Y mis amigos nos parecio muy buena la historia la verdad ...no se cada quien con sus gustos ... la pelicula no estaba tan mala ni las actuaciones tampoco??
y el final fue el mejor XD!
TAKE CARE!