miércoles, agosto 05, 2009

UP


Ir a ver una película de Pixar es ir a lo seguro. Sabes que vas a ver buen CINE. Del de verdad, con mayúsculas. Cine, que soportado en animación, contendrá un buen guión, unos personajes entrañables, acción, humor, momentos inolvidables y todos los demás ingredientes de las buenas películas. Pero además, es que últimamente es EL MEJOR CINE. Es una maravilla. Y lo han vuelto a hacer. Después de "Wall-E" creía que no podrían superarse, pero lo han hecho.

Lo primero que me ha llamado la atención es lo dura, amarga y dolorosa que es por momentos "Up". No recuerdo una película de Pixar/Disney con tanta carga dramática PERO CONTADA DE MANERA TAN BELLA. Contiene numerosos momentos dramáticos, muy bien contados, que incluso los niños no sabrán entender (la escena del médico, contada sin palabras) pero que a los adultos nos pondrá la piel de gallina.

El prólogo de la historia, ese repaso de la vida del protagonista que ocupa los primeros minutos de la película, es MARAVILLOSO. Un prodigio narrativo, capaz de sintetizar en unos planos, sin apenas diálogos, toda una vida, sin renunciar a mostrar la amargura y el dolor. Momentos que producen honda emoción, te ponen una congoja en la garganta, y que encima, vuelven a aflorar nuevamente, ya en el inicio del desenlace, y que acaban condensando una experiencia inolvidable.

Dejando claro al personaje principal, con esas armas que también maneja Pixar, es decir, originalidad, inteligencia y comicidad, se nos muestran el resto de actores. Es decir, a parte del viejo terco Carl Fredricksen (que recuerda muchísimo a Spencer Tracy), un anciano que respira vida en cada plano, y con ideas cuadriculadas (además de aspecto cuadradado en la pantalla) que compartirá una aventura de destino impredecible con un crío rechoncho y adaptable (de aspecto redondo). Los acompañan el perro, que es el personaje sin duda más cómico. Y el bicho raro, que sin poder hablar, se comunica como uno más.

Pero el personaje que merece estar él solito es el aventurero Charles Muntz. Héroe y villano. Una muestra perfecta de lo que son los héroes de la infancia y que luego, cuando nos volvemos adultos, tenemos una imagen bien distinta de ellos. Esa bofetada a la imagen del mito, del icono, no la había visto tan bien reflejada NUNCA en el cine. Es impagable. Eso si, lo que se parece a Kirk Douglas, claro :)

La historia, el guión, es perfecto. No sobra ni falta nada. Además, no sólo porque la animación lo permite, es que la puesta en escena, cada plano, está cuidado a la perfección, de modo, que los personajes encajan en los diálogos, las escenas, la acción y el ritmo. Si toca hacer reír, se hace con unos gags limpios y entretenidos. Si toca contar una parte dramática, la historia, a través de las imágenes bellísimas nos deja fundidos con la lágrima a punto de correr por nuestras mejillas, para de nuevo, subirnos a lo más alto con la acción y el ritmo trepidante. Un carrusel, como la vida misma.

En fin, como digo es una perfección hecha cine. Pero es que además, el corto inicial, marca de la casa es desternillante. Una fábula sobre las cigüeñas y los niños. Con un arranque bucólico, donde te preguntas donde estará lo cómica, es, sin duda, para partirse. Sólo por esos cinco minutos, merece la pena la película, pero es que luego, mejora.


Reblog this post [with Zemanta]

2 comentarios:

OSO170 dijo...

OBRA MAESTRA

Saludos

OSO170 (Conciso)

Alderaan dijo...

Es menos rebuscado que mi crítica pero es un buen resumen :-PPPPPPPPPPPPPPP

Gracias por pasarte por aquí.