martes, septiembre 08, 2009

Gamer

La película del fin de semana (o mejor dicho del viernes) fue una de estreno, "Gamer". Una película de acción, de mucha acción, que por desgracia es fallida. Es decir, el resultado es un poco desastroso pese a contener algunas buenas escenas, una buena idea (aunque no original) y alguna que otra crítica social. Pero al final, los directores Mark Neveldine y Brian Taylor, los mismos de "Crank" caen en los excesos y el ridículo.

La idea de Gamer, como decía no es original. Ya la vimos en "The Running Man" (uno de los referentes más claros), "Nivel 13" y "eXistenZ". Se trata de lo siguiente: "En un futuro no muy lejano, el ocio ha evolucionado de una manera increíble. Lo que antes eran video-juegos, ahora es realidad. Los seres humanos controlan a otros seres humanos a escala masiva en juegos online con jugadores múltiples que juegan con personas. La tecnología para el control de la mente está a la orden del día y en el centro de los controvertidos juegos está su creador, un multimillonario solitario llamado Ken Castle (Michael C. Hall). Su última creación, un vídeo-juego de matar que se juega desde la perspectiva del protagonista llamado "Slayers," que permite a millones de personas realizar sus fantasías más violentas online ante una audiencia global, utilizando a prisioneros reales como personajes con quienes pelean hasta la muerte. Kable (Gerard Butler) es la superestrella y el héroe del super violento "Slayers." Le controla Simon (Logan Lerman), un joven jugador legendario que, a pesar de las escasas probabilidades, consigue mantener con vida a Kable cada semana. Apartado de su familia (Amber Valletta es su mujer), encarcelado y obligado a luchar contra su voluntad, este moderno gladiador debe sobrevivir lo suficiente para poder escapar del juego y liberar a su familia, recuperar su identidad y salvar a la humanidad de la despiadada tecnología de Castle".

Como decía, este argumento, que pese a no ser original, si que está plasmado de una manera increíble. Estos directores, ya acostumbrados al exceso y a no respetar casi nada, muestran las batallas de una manera BRUTAL y DIRECTA. Con exceso de sangre, vísceras y demás, consiguen que te metas en la piel de Kable de manera inmediata. A quienes hemos jugado a juegos "parecidos" (Call of Duty, Crysis, etc..) la acción es trepidante y refleja, por un lado, lo que se siente jugando de manara tradicional, y lo que sería tal y como plantea la cinta.

Además, la cinta tiene una serie de críticas muy actuales. Cosas como facebook, "Los Sims", no salen muy bien paradas. Asimismo, el tema del control de masas, de la crítica a la sociedad alienada, etc. también está presente. La pena, es que los directores no profundizan en ello, y se quedan con la parte más "de acción" de la trama. Por desgracia, incluso, incluyen muchas escenas que sobran directamente, con un final "almibarado" que no viene a cuento, y poniendo al malo de turno, como un bobo excéntrico pasado de vueltas, cuando no era necesario.

En el trabajo de los actores hay poco que decir. El papel de Kable interpretado por Gerard Butler lo podría haber hecho cualquier otro actor de acción del momento (Jason Statham por ejemplo) ya que no implicaba ninguna dote especial, más allá de los músculos y la mala ostia. En cuanto al resto, nada que destacar, Amber Valletta está muy buena, Michael C. Hall (el malo) está de pena, y el único actor que pulula por la cinta, John Leguizamo, no tiene papel para nada. En la parte de "cameos", hay un pequeño papel para Peter Petrelli aka Milo Ventimiglia...y para Johnny Whitworth completando el dueto de los actores con cicatriz/problema en la boca.

De la selección musical, me quedo con la versión de "Sweet Dreams"....

Es una pena. El filme está plagado de buenas intenciones, de escenas de acción muy bien dirigidas, incluso de diálogos y momentos inteligentes y divertidos. La puesta en escena no es para todos los gustos, ya que el exceso, los movimientos de cámara y en definitiva la acción trepidante no es plato para todos los públicos, aunque el "gamer" (como un servidor, humildemente) esté acostumbrado, el espectador medio igual no. La pena, es que al final se convierte en un vídeo-clip, en una cinta sin sentido, y el resultado global decepciona.

Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: