miércoles, octubre 28, 2009

Myst: El Libro de Atrus


Gracias a mi compañero, amigo y master de rol Fernando, he leído este libro de literatura fantástica. Me lo dejó en la última partida (que aún no he relatado por estos lares), y no he podido dedicarle el tiempo que merecía. Merced a los aviones, ya me lo he terminado.

"Myst: El Libro de Atrus" está escrito por los hermanos Robyn Miller y Rand Miller. Ambos fueron los creadores a principios de los 90 del juego "Myst" que fue un exitazo. Yo lo recuerdo, aunque no como me gustaría. Después escribirían varios libros, del que este "Libro de Atrus" parece ser el comienzo.

En este libro se cuenta la historia de Atrus, el hijo de Gehn y último miembro de la raza D'ni. Esta raza era una especie de dioses capaces de establecer nexos con otros mundos, o mejor dicho, capaces de crear nuevos mundos (o Eras) en base a su escritura en libros. La Escritura Descriptiva. Para ellos era un arte, y eran maestros en lo que hacían. Ahora, sólo quedan Ghen y Atrus, padre e hijo, que se enfrentarán a su futuro.

El libro tiene muchas luces, pero también algunas sombras. Lo mejor de todo, es la idea, el génesis de la historia. Sin ser del todo original (nexos a otros mundos, puertas que nos llevan a otras épocas, planetas y demás, hay muchas en la literatura fantástica y de ciencia ficción), la concepción del Arte D'ni y de los libros, de la Escritura Descriptiva es preciosa, fantástica. Además, el libro tiene pasajes maravillosos, descripciones profusas y preciosas.

El comienzo de la historia es fabuloso. La presentación de Ghen y de Anna es inmensa, así como la introducción de Atrus y de "La Grieta". La relación que se establece entre Anna y su nieto es necesaria, bien explicada y será fundamental durante todo el libro. Sin embargo...

...sin embargo, el hecho de que ambos hermanos escriban se nota. Unos pasajes son increíblemente detallados, como decía, asombrosos. Y sin embargo, en otros momentos el tono, la narración baja considerablemente. Lo siento, pero creo sinceramente que se nota demasiado que hay dos corazones y dos cerebros en ello. Finalmente, dentro de las sombras, el final es abrupto. Repentino, y no queda nada bien. Aparecen personajes claves, dotados de capacidades, de inteligencia increíble que no cuadran con el desarrollo. Todo ocurre "en pocas páginas" y el final, aunque bonito, curioso y bien descrito, ocurre de manera muy rápida, sin las explicaciones que hasta el momento eran el eje central del libro.

No me entendáis mal. El libro me ha gustado, es bueno, pero es una pena que tenga esos dos "problemillas". Si, se que lo del final tendrá su explicación ya que hay más libros (al menos dos en esta saga) pero eso no me gusta. El libro se merecía una conclusión más elaborada, más desarrollada, aunque fuera el mismo final. Es decir, se merecía un final más extenso.

Además de la concepción del Arte D'ni y de las Eras (por cierto, no se como es en el original, pero la traducción a "Era" se las trae), la relación entre Ghen y su hijo Atrus es muy atractiva. Como se dice en la contraportada: "El libro de Atrus es una historia en la que el hijo se enfrenta al padre y la verdad lucha contra el mal. Es una historia de amor y redención". Las personalidades de Atrus y de su padre son muy importantes (de ahí que la introducción del personaje final no me parezca acertada, porque no se explica su forma de ser y actuar, como se hace con Ghen y Atrus, y sea un mero "MacGuffin" para el final), y son el eje central cuando Atrus descubre D'ni. La explicación, que se desgrana poco a poco, de como es D'ni y del Arte D'ni que va realizando Ghen (con su personalidad) es muy ilustrativa y un acierto.

En fin, como decía, un buen libro, aunque no redondo. Literatura Fantástica bien hecha, aunque lastrada por tener un doblete en los autores (he de reconocer que nunca he sido fan de los co-autores), y sobre todo por un final rudo, cortante y abrupto. Recomendado a aquellos que algún día jugaron a juego de ordenador y a todos los que les guste la literatura Fantástica, genero que casi siempre, nos da alegrías.

Y por supuesto, entrada dedicada a Fernando, gracias.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: