lunes, noviembre 23, 2009

Bilbao Basket 80 - 58 CB Meridiano Alicante

Así si...aunque bueno, victoria cómoda ante un rival que en el minuto 11 ya sabía (o sabíamos) que perdía el partido. Eso si, la victoria es la victoria y recuperamos un poco del crédito perdido.

Recuperamos la sonrisa. Todos, los espectadores, los jugadores, Txus Vidorreta y hasta las animadoras. Lo necesitábamos. Y también lo necesitaban algunos jugadores, como Damir Markota y Gerome Moiso. Ambos fueron fundamentales, aunque cada uno a su manera. Es curioso que la segunda victoria (ambas en casa) de los nuestros, llegue en el mejor partido de Markota. En el primer cuarto se cascó 12 puntos de los 24 del equipo. Estuvo estelar. MVP del partido, sin duda. Estos partidos son los que viendo que tiene 23 años (esperemos que por lo menos le queden 7-8 de baloncesto, y sean en esta casa) nos hace pensar que tiene un gran futuro.

Y eso que nos costó arrancar. Los primeros 3 minutos del partido fueron bochornosos. Ningún equipo estaba sobre la pista. Hasta que el Bilbao Basket empezó a carburar, cuando carburó Markota en defensa y en ataque. Como decía, al acabar el primer cuarto íbamos 24 a 12 y el Alicante, por juego, ya había demostrado que perdía.

Moiso jugo bien. El espectador se quedará con los 6 puntos, de los cuales, 4 fueron dos espectaculares Alley-Hoops. Pero lo mejor es que en sus 24 minutos (todo un record en este equipo para él) pilló 7 rebotes (también palmeo 3 mas que acabaron en manos de otros compañeros), defendió con mucha intensidad, y sólo falló un tiro de campo. Este si es el camino del Moiso que necesitamos.

Destacar también los buenos porcentajes de tiro de Banic. Sobre todo enchufado en el tercer cuarto. Los 17 minutos de Blums en cancha por 15 de Salgado y 11 de Rodriguez. El rosco de Paco, siendo el único sin anotar del equipo (aunque tampoco tiro), que además no me gustó nada. Últimamente está desaparecido. Seibutis hizo un partido de los suyos, muy eléctrico y haciendo de todo. Me recordó al San Martin de hace 4 temporadas.

Por cierto, el entrenador rival se fue "a la ducha" antes de tiempo por dos técnicas casi seguidas. Y la primera debería haber sido antes. Un entrenador debe y puede protestar "algo", con educación, pero los gestos, gritos y demás (que encima, no tenía razón) no venían a cuento. Yo no recordaba a un entrenador rival (bueno, ni a Txus) irse a la caseta.

En fin, un rival débil en el BEC!. Tuvimos 7-8 minutos de "caraja", que fueron mucho menos de lo habitual (dos cuartos últimamente). Frente a un rival potente, hubiéramos pasado problemas en esos 7-8 minutos, pero ayer era nuestro día de volver a sonreir. Y Markota

No hay comentarios: