viernes, noviembre 20, 2009

Celda 211


No voy a hablar de los problemas del Cine, sobre todo del cine Español (note el lector el uso de las mayúsculas). Generalizar no es nada bueno en NINGÚN ámbito de la vida, pero voy a arriesgarme, para resumir, de un plumazo "Celda 211". El mal cine está perdido. El mal Cine, en cualquier sitio, estará en crisis. El BUEN CINE, esté hecho en España, Angola o USA, triunfará siempre. Pasará por encima de las crisis, las malas políticas de distribución y los obsoletos sistemas de darle al público lo que quiera. "Celda 211" es una GRAN PELÍCULA. Este cine no está en crisis. Este cine ES EL QUE MERECE LA PENA ir a verlo. Pagar por verlo en una sala de cine (aunque sean 7€ en pantalla pequeña, casi como la de mi casa, manda c*j*n*s) siempre merecerá la pena si se trata de un producto bueno, muy bueno.

"Celad 211" es una DURA, DESCARNADA, y SIN CONCESIONES película de suspense, de cárcel, pero sobre todo, de odio, de violencia y de personajes complicados. Para quien todavía no sepa de qué va Celda 211: "La cosa empieza con un motín en una cárcel. Un motín en el que queda atrapado un novato funcionario de prisiones (Alberto Ammann, tan novato es que en realidad tenía que empezar a trabajar al día siguiente) que deberá hacerse pasar por un preso común más si no quiere acabar mal. Enseguida descubrirá que quien lleva las riendas del motín es un violento y maquiavélico preso llamado Malamadre (inmenso Luis Tosar que compone un personaje inolvidable) a quien más le vale tener contento".

La trama tiene muchos giros bien hechos. No por el mero hecho de sorprender y mantenernos pegados a la butaca. No. No son gratuitos, son más complicaciones en una trama que parece simple. El primero os lo he contado y ya lo sabíais, es el de Juan Oliver que se queda atrapado entre los presos sin serlo. Los demás, no voy a desvelarlos porque ropería la película, pero todos son cojonudos, y como decía nada gratuitos.

La cinta en todo momento va de menos a más. Como si de un film de John McTiernan se tratara. Empieza con un momento duro, frío, desgarrador, y encima, la película aún mejora. Toda la cinta es soberbia, descarnada y brutal, cine de verdad, grande, adulto, complejo. Con una galería de personajes inolvidable, algunos de los cuales abandonan su rol previo para transformarse a causa de la desesperanza y la violencia.

De los personajes por encima de todos está "Malamadre". Rápido, para que me entendáis, es un Sylar (de la primera temporada de "heroes") complejo. Luis Tosar LO BORDA. Acojona, te hace temblar, pero no te engaña. Parece que siempre haya sido así. Con una presentación MAGNÍFICA por parte del director, desde ese momento, estamos atrapados por Luis Tosar. Su "Malamadre" no es simple. No. Es una bestia, pero con alma, con personaje. Además es el alma de la cinta, haciendo que el resto sean excelentes personajes, pero TODOS secundarios. "Malamadre" es uno de esos personajes que hacen que lo odies a muerte, pero que sufras cuando se le hace daño. Es inmenso.

Como decía, el resto de personajes son Excelentes. Todo el reparto está formidable, y es un acierto, no sólo de los actores, de su esfuerzo, sino también de un casting bien planificado, cosa, que en este cine patrio, a veces no se hace bien. Nos creemos que Luis Zahera siempre ha sido un preso conflictivo loco. Nos creemos hasta el último de los personajes por corta que sea su aparición, y eso es un logro de los actores, y del guión, que los ha dotado a todos de alma. Eso si, yo me quedo con Antonio Resines haciendo de "Utrilla". De alma "gemela" de "Malamadre" pero dentro del sistema, como carcelero. Resines compone otro "hijo de puta" muy duro.

La dirección es impresionante. A Daniel Monzón nunca se le va la mano en la película. No cae en tópicos ni pierde el control. Rodada con una sencillez increíble, que parece a veces que estás dentro de la cárcel como uno más, la realización es magnífica. Bien apoyada por un montaje excelente, con un ritmo trepidante, carcelario, como las películas de los años 60. Además, el diseño de producción hace el resto. Perfecto.

En fin, una magnífica película. Hacía tiempo que no disfrutaba de un relato magnífico, de un guión hilado tan fino, de unas interpretaciones generales buenas, y un personaje central, cenital, que te atrapa como "Malamadre Tosar". Sin duda, la mejor cinta española que he visto en mucho tiempo, y eso, es un gran cumplido.

No hay comentarios: