miércoles, noviembre 11, 2009

Noth By NorthWest


Me entero vía "El Mundo" que se cumplen (o se han cumplido cuando esto se publique) 50 años de la película "Con la Muerte en los Talones" del genial Alfred Hitchcock. Recupero un comentario de la película que tenía guardado, desde hace mucho. Además, esta es una de las cintas que decoran mi casa, así que..no podía ser menos.

Va por Cary Grant, Eva Marie Saint, James Mason, Martin Landau y Alfred Hitchcock.
--------------------------
Esta cinta, filmada en 1959, se sitúa un año después de Vértigo (controvertida, para algunos genial, para otros tomadura de pelo) y un año antes de Psicosis (la más conocida y famosa del genio Londinense). La basta filmografía de Alfred Hitchcock, que tiene cintas geniales, obras maestras si se me permite, y luego, un montón de obras buenísimas. La peor de todas de Alfred, es sin lugar a dudas, una gran película, pero las mejores, como esta que comento hoy, son sencillamente obras maestras.

Sobre una pared acristalada, cuadriculada, las palabras que componen este título nos hablan de dos direcciones, el Norte y el Noroeste, difícilmente alcanzables, sobre todo si atendemos al contrasentido que sería ir al norte por el noroeste. El título de la película, según aparece en estos créditos, resulta, en este sentido, muy gráfico: una flecha que sale de la N de North apunta hacia arriba, y otra, la de la T final de Northwest, lo hace hacia la izquierda. Esta última, de manera perpendicular a la anterior, aprovechando la forma misma del trazado de la T. Northwest, que contiene a su vez a north, es una palabra compuesta de dos direcciones que podrían cruzarse entre sí. Es, pues, una palabra cargada, atravesada de cierta tensión (tensión que reinará en toda la cinta), y siempre que esto ocurre es decir: siempre que dos líneas rectas tienden a cruzarse es decir, dos caminos que se cruzan, y lo hace para nombrar algo del orden de la pasión.

La pasión es aquí, entonces, la referencia básica, puesto que no hay mejor representación o al menos no la ha habido hasta el día de hoy en Occidente que la de la cruz (como una T, o dos líneas que se cruzan como en los títulos) a la hora de hablar del sujeto y de su pasión. En "North by Northwest", la pasión de su protagonista, Roger Thornhill, en cuyo apellido está escrita, y no por casualidad, la letra T.

Ahora bien, si la experiencia que el símbolo de la cruz convoca en nosotros puede erigirse en un referente deseado, anhelado un encuentro doloroso, pero, en el caso de producirse, siempre afortunado, con lo Real, en el caso de "North by Northwest" todo apunta a que ese encuentro no llegará a producirse, y que su lugar lo habrá de ocupar algo bien diferente: el vacío. De momento, y a la vista de los títulos de crédito, únicamente podemos avanzar que esos vectores que apuntan hacia el norte y hacia el oeste, no llegan a encontrarse; no llegan a constituir un auténtico punto cardinal que, llegado el caso, permitiera al sujeto orientarse, encontrar su lugar. No; aquí estamos ante una dirección, la del norte por el noroeste, literalmente imposible.

Dos mujeres poco menos que se pelean por coger un taxi, a la derecha del plano, pero sólo una, la que ha llegado primero, lo consigue. De nuevo, por tanto, una imagen en la que se halla presente cierta tensión, pues resulta evidente que las dos mujeres deseaban ir a lugares distintos, puede que hasta opuestos. Y bien, mientras tanto, el nombre del director del filme ha entrado por la izquierda del encuadre. Lo primero que hemos visto es el apellido Hitchcock, y sólo más tarde Alfred, el nombre que le precede. Y más tarde aún, el obligado Directed by, que hace alusión a aquel que ha dirigido el filme, es decir, a aquel que le ha dado determinada dirección. Ahora bien, si atendemos al título original, resulta evidente que "North by Northwest" es una dirección la que el director ha elegido como título del filme, cuando menos contradictoria.

Y tras el nombre y el apellido, la persona que lo encarna, o que debería hacerlo. Pero esa persona que ha entrado, como el nombre, por la izquierda, pierde el autobús, llega tarde, hasta el punto de que le dan literalmente con la puerta en las narices. Pero no sólo, porque, ¿acaso no parece que es su propio nombre nombre y apellido al que da la impresión de querer agarrarse el que, siguiendo la dirección del autobús, se le escapa... de las manos?. Las letras, en efecto, salen por la derecha, desbordando tal y como ya ocurriera cuando aparecieron en imagen por primera vez los límites del encuadre; es decir: no sujetándose a él. En todo caso es evidente que en ningún momento llegan a atravesarse, en los títulos de crédito, el nombre y la persona portadora del mismo. Vemos que en la película nunca se encontraran nombres y personas unidas a esos nombres.

El Argumento de "Con La Muerte..." es muy sencillo. Un hombre de negocios, Roger Thornhill es confundido por casualidad con un agente de la CIA, un espía, llamado George Kaplan. A partir de ahí, se sucederán los hechos que lleven al bueno de Thornhill a intentar salvar su vida y su reputación.

Con esta idea tan sencilla, Alfred, hila una trama enrevesada. Los personajes se van sucediendo, completando el grupo de identidades, con la que firma una película de espías, fuera del uso común de la época, y con su toque de clase y buen CINE. La trama se va complicando a medida que Thornhill va descubriendo a que y quienes se enfrenta, y como, un simple hombre de negocios, puede ir saliendo de las miles de trampas que los "malos" y las casualidades (las casualidades de la obra de Don Alfed claro) le van poniendo en su camino.

Uno de los grandes aciertos de "Noth By Northwest" es Thornhill. El personaje, es sin duda, lo que Cary Grant hace de él. No concibo a este Roger, dominado por su madre, hombre de negocios sencillo, pero CON UNA CLASE INCREIBLE interpretado por otro actor. En esta película me enamore de Grant, Cary Grant, y me hizo ficharle como mi actor fetiche, mi preferido, y ver todas las obras suyas. Este hombre es la clase y la perfección interpretativa, en el registro que sea, hecha persona. La cinta, gira en torno a Kaplan, gira en torno a Thornhill, pero en el fondo gira en torno a Grant. Además de un genial Grant, le acompañan unos no menos geniales Eva Marie Saint, guapísima, fría por momentos, y con un difícil papel, que solventa mas que bien. Esa Eve Kendall, gélida por su trabajo, que no puede permitirse el lujo de errores, cae (como haría cualquiera) en las redes de Thornhill. Le acompaña James Mason, quien sino de malo malísimo, haciendo del escurridizo Vandamm. Y en un papel que no debería pasar desapercibido, un mas que correcto Leo G. Carroll, haciendo de "El Profesor", en una muy buena interpretación. (yo siempre le recordare por "Cautivos del Mal", "No Somos Ángeles" y "Extraños en un Tren"). Martin Landau está muy bien, en ese papel de Leonard. Además, como siempre en las cintas de Alfred, el resto de actores, desde la madre de Thornhill, hasta los gorilas que le cogen en el bar, son personajes muy cuidados y con muchos matices. (La escena de la casa, cuando va Thornhill con la madre, esta, está que se sale. O la escena de los matones y Thornhill en el coche, la primera vez que es secuestrado en el bar, es impagable.).

Esta película de espías, que como digo no es nada convencional, ni antes, ni ahora, tiene un ingrediente "Hitchcockiano" esencial para que sea genial. Es el humor cínico, desaprensivo, en gotitas que destila durante toda la cinta. Tiene momentos sublimes de humor, perlas, dentro de la tensión de una persecución, de una búsqueda. Cuando Roger es lanzado colina abajo, emborrachado, para que se mate, como consigue Alfred, que Grant destile tensión y humor a la vez. Ese recurso de iluminar sus ojos como lo harían los focos de los coches que viene de frente, las reacciones a este efecto de un ebrio Grant, genialmente interpretado, me pregunto sino lo estaría, por que en la comisaría está que se sale....Esas perlas de humor, en la sede de Naciones Unidas. Las fotos de los periódicos, en fin, el toque de Alfred, muy suyo, pero perfecto.

Técnicamente, me encanta. Además de contar con unas escenas míticas. La persecución de la avioneta por ejemplo, filmada sin sonido, angustiosa a mas no poder, que ya comienza con una desolación del paisaje. O la escena del monte Rushmore, genial también. Esta cinta tiene un "timming", un ritmo que es indiscutiblemente increíble. Las escenas de acción, y tensión, están rodeadas de esas perlas de humor, o de esos momentos "tiernos" de Eve y Grant, aunque nunca olvidan por que están unidos, es que sencillamente me encanta. La fotografía, es muy buena. Las escenas de exteriores están filmadas con mucho cuidado, y por ejemplo, para la ambientación de Naciones Unidad, el propio Alfred se adentro en la verdadera sede, con una cámara de fotos oculta para poder reproducir la sede en la cinta. Además, los efectos especiales, del 59 claro, me siguen pareciendo increíbles. La escena del coche pendiente abajo, rodada con proyección trasera, volante fijo, muy propio de la época, puede parecer tosco, pero si lo comparamos con Mission Imposible donde vemos a un Cruise hacer el mamarracho con un TGV y un helicóptero, vemos la calidad técnica DEL RESULTADO. ¿Que es lo que quería Alfred? Tensión, y que consigue..¡¡TENSIÓN!!. Con un simplicidad de la leche. La escena de la avioneta, también de efectos sencillos para lo que podemos estar acostumbrados ahora, resulta tan moderna como cualquier "truño" del Michael Bay..y así, como lo del tren, y demás, rebosan ahora frescura.

Estamos por tanto, ante una increíble, frenética cinta, dotada de unas características de genialidad como solo Alfred Hitchcock podía hacer. Además de contar con uno de los mejores actores de la historia de este arte, en una de las mejores interpretaciones suyas. Ante tanta basura comercial, "North By NorthWest".
----------
Reblog this post [with Zemanta]

1 comentario:

javirulo007 dijo...

Como verás,los traductores ya hacían de las suyas hace 50 años ;)