miércoles, febrero 10, 2010

Receta: Costilla en Salsa made in mia

La verdad es que el domingo cuando nos pusimos en la cocina, no tenía intención de retratar la receta en el blog. Han sido escasas las entradas de cocina aquí en el blog. Además, si hubiera tenido la intención, habría sacado fotos del proceso, y no sólo del resultado, pero es lo que hay. Como decía, las ganas de ponerlo surgieron después. Cuando, como si de la escena de "Ratatouille" se tratase, cuando el crítico rememora su pasado al probar una pizca del delicioso plato, algo así me pasó a mi. Al probar el resultado, me acordé de cuando lo hacía mi madre y cuanto me gustaba. De como mi padre asaltaba la sarten, ya fría la comida, para arrasar con los trozos de costilla, dejando una marca en cada lugar.

Pues eso, receta de "costilla en salsa", mezcla de como lo haría mi padre, lo haría mi madre, hecho por mi mujer y yo. Saber:

Receta para 2 personas
  • 400gr. de costilla de cerdo troceada. Cuanto más fresca, mejor.
  • Sal y Pimienta blanca
  • 4 dientes de ajo picados
  • Un cuarto de cebolla picada
  • Un cuarto de pimiento verde en trozos muy pequeños
  • Un cuarto de pimiento rojo en trozos aún más pequeños
  • 2 zanahorias en rodajas
  • 1 vaso de caldo (o bien agua caliente con una o dos pastillas de caldo concentrado)
  • 6 galletas
  • Un chorrito de "armañac"
  • 3 hojas de laurel
A los trozos de costilla se les echa sal y pimienta blanca. A gusto, pero el saborcillo que dejará la pimienta blanca es importante. En una sarten generosa (porque habrá que rehogar ahí con el caldo) se pone a freir con poco aceite el ajo y la cebolla. Sin que esté muy dorado, se añade la costilla, bajando el fuego. Aquí es importante freir bien la costilla, que no quede, para nada, cruda. Cuidando de no chamuscar la cebolla y el ajo.

Cuando la costilla esté con ese color tan apetecible y claramente frita, se añade la zanahoria, los pimientos y el chorrito del brandy francés. Se frié todo un poco. Se añade el caldo, que como decía arriba, bien puede ser un caldo que tengáis de antes, uno de bote, o simplemente agua hierviendo con una o dos pastillas de caldo concentrado. Se deja cocer todo (unos 15 minutos más o menos), también a fuego suave, añladiendo el laurel, y las galletas muy muy picadas, machacadas.

Cuando haya espesado mucho la salsa, prácticamente se haya quedado sin agua, el plato estará listo. Fijarse que la carne de la costilla esté casi queriendo despegarse del hueso. Tiene que salir suavemente...

Un consejo que yo no seguí, pero que es muy bueno. Esto está mucho más rico de un día para otro.

No hay comentarios: