lunes, mayo 10, 2010

El Escritor


Me hubiera encantado ver esta película en versión original, porque entonces, estoy seguro, sería la última guinda que le faltaría para poder decir que "The Ghost Writer" es, sencillamente, una de las películas más brillantes de los últimos años.

Roman Polanski a sus 7x años es uno de esos directores que aún le quedan mucho por contar, y sobre todo, que sabe COMO CONTAR LAS COSAS. Clint Eastwood, Steven Spielberg, Woody Allen y Polanski les dan lecciones a muchos directores más jóvenes en algo básico: cine SENCILLO Y PURO, atractivo, directo, encarnizado y que traslada al espectador al centro de la película, metiéndote de lleno en la trama, y disfrutando de cada plano, sin necesidad de artificios, de efectos especiales, de tramspas, de nada más. GENIAL.

La cinta es tan sencilla, en sus formas, que eso es un acierto. Pocas localizaciones, pocos movimientos, poca acción, pero a la vez una fascinante atmósfera, una opresiva pesadilla que Polanski nos regala, sobre todo, de su manera de hacer el retrato de la oclusión del ex-Primer Ministro, del negro (ghost writer en inglés) que le mejora sus memorias, y de todo lo que rodea al político.

Resulta magnífica la banda sonora y el uso del sonido. La música, la banda sonora de Alexandre Desplat es magnífica pero es que el director la usa con mesura pero a la vez con intensidad precisa. Como magnífico es el escenario principal, la casa donde el ex-Primer Ministro pasa su reclusión junto con el resto de personajes (las dos mujeres y el escritor). La casa es un personaje más, que sin necesidad de presentación, cubre un aspecto muy importante de la atmósfera opresiva. Así como la isla, y el clima, son perfectos.

El suspense de la película es impresionante. Desde la primera escena, hasta la última, vivimos sumergidos JUSTO EN MEDIO DE LA TRAMA, y somos uno más, que va descubriendo, junto con el protagonista, donde narices se ha metido por 250.000 dólares, y asistimos atónitos a todo lo que va pasando. Y todo ello, gracias A TODOS LOS ACTORES QUE INTERVIENEN.

Hay dos grupos, los de mucho minutos y los de pocos, pero todos, absolutamente todos, ESTÁN PERFECTOS. Ewan McGregor lleva un peso en la cinta que aguanta perfectamente. Estar delante de Pierce Brosnan (que hace de ex-Primer Ministro, y no creo que hubiera nadie mejor para ello) que lo hace absolutamente genial, y no perder en la batalla tiene mucho mérito. El carisma de Brosnan se nota en cada diálogo, pero McGregor es capaz de hacer que su personaje se meta dentro en todo momento. Kim Cattrall como la fiel secretaria del ex-Primer Ministro tiene momentos magníficos, sobre todo, cuando debe aparentar que lo tiene todo bajo control. Y Olivia Williams como la mujer, siendo el personaje más dramático, lo hace fenomenal.

Entre el otro grupo de actores, hay verdaderas joyas: James Belushi tiene cinco minutos, pero desborda personalidad, Timothy Hutton está serio y con un personaje a su media, y luego, quizá el que más provecho saca de lo poco que está en pantalla es Tom Wilkinson, que en 10 minutos, hace un personaje fundamental, con una escena impecable y genialmente rodada. También hay un pequeño caméo de Eli Wallach, sin más.

En fin, una gran historia, rodada con una clase y un estilo impecable, sobria y soberbia. Magníficas actuaciones y sobre todo, una atmósfera aterradora, un thriller impecable y una magnífica sucesión de secuencias impresionantes, a un ritmo preciso. Bravo!!
Reblog this post [with Zemanta]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento el offtopicazo, pero es que están dando minority report en telecinco!! X_D Así de paso, me dejo ver por aquí... seguiremos tus recomendaciones pues, El escritor para la saca de must see!!

David Azcárate dijo...

Totalmente de acuerdo, minority, una gran película que refleja muy bien un libro la mar de entretenido y bien escrito. La duda que me queda es si le habrá gustado a Tony Blair, jejeje