miércoles, mayo 05, 2010

Los hombres que miraban fijamente a las cabras


"Los hombres que miraban fijamente a las cabras" es una cinta absurda, una comedia sin sentido, pero NO ES UNA CHORRADA, y lo que es más interesante, está muy bien hecha y bien interpretada, muy bien interpretada. No, no es una gran película, ni siquiera una cinta grande, pero es una comedía brillante, con un buen ritmo, y que merece la pena.

Intentaría resumir de que va la cinta, pero realmente no puedo. Hay que ir a verla sin saber que vas a ver, para no preguntarte ¿qué has visto? y sobre todo si la habrás entendido. No hay nada que entender, no hay más que lo que se ve.

La cinta es una mezcla de varios géneros. Basada en un libro, o mejor dicho, inspirada en un libro de Jon Ronson que es un estudio sobre los intentos del gobierno norteamericano de aprovechar las capacidades paranormales para combatir al enemigo. Pero el tono de comedia absurda que hay en la cinta, unida a un reparto ABSOLUTAMENTE BRILLANTE (quizá salvo Ewan), hace que el resultado sea incierto, en cuanto al género y a lo que nos quiere contar.

Grant Heslov toma el camino del medio, para contar una trama seria (la guerra, el bien, el mal, las armas) de manera cómica, y al revés, para contar referencias de Jedis, LSD, hippies, y demás, con un trasfondo serio (su uso, que lo hubo, durante las guerras y el anti-belicismo), es decir, una forma cómica de descolocar la cruel realidad.

La cinta no se toma en serio a si misma en ningún momento, y se unen las diferentes historias, un gran flashback con el presente, de manera ingeniosa, con la voz en off de Ewan Mcgregor en momentos importantes. La cinta está repleta de escenas muy buenas, y muy cómicas, además, el guión da vueltas y vueltas, necesarias, para ocultar el verdadero propósito del personaje de Clooney, que cuando se desvela, cambia, un poco, el tono de la cinta.

La cinta, a parte de basarse en las situaciones cómicas, centra toda su fuerza en la interpretación de sus actores. Un Jeff Bridges absolutamente enorme, en todos los sentidos (está como un ternero de gordo...), con una contenida carga cómica que lo hace muy bien. George Clooney, muy bien también, tomándose en serio un personaje que es de risa en esencia y en construcción. Haciendo creíbles todas las fantasías que salen por su boca, y gesticulando como sólo el sabe hacerlo. Sin duda un papel hecho a medida. Quizá un Ewan Mcgregor algo soso, que no se siente cómodo cuando se papel está a medio camino entre lo cómico y lo serio. Kevin Spacey el menos cómico de todos, lo hace fenomenal, aprovechando todos los segundos de su personaje.

En fin, una cinta diferente, cómica y resultona. Quizá falta de contenido post-película, pero que los minutos que dura son de calidad, y que siendo una cinta absurda, no quiere decir que esté mal hecha, todo lo contrario. Tiene que estar bien soportada por los actores y por escenas cuidadas, o apagarías el reproductor de DVD.
Reblog this post [with Zemanta]

No hay comentarios: