viernes, junio 18, 2010

Luis Arconada

No se porqué ayer, teniendo tantas cosas que hacer, y tan liado, en la espera de unas horas muertas en soledad, me dio por acordarme de Luis Arconada. No lo se, pero me emocioné (y mucho) al recordar a un ídolo, no sólo de infancia, sino de ahora y siempre. Alguien que, siendo un niño era una figura imponente, un ídolo. Años después eso fue admiración por un profesional, alguien, que, posiblemente, fue el mejor, del mundo, en lo suyo.

Y yo grité, en aquella final de Copa, "No pasa nada, tenemos a Arconada". Y paró el penalti, y ganamos.





Va por él

No hay comentarios: