martes, septiembre 14, 2010

Brothers


Otra película fallida. No se cuantas llevo en los últimos meses, pero "Brothers" es otra película que podría haber dado mucho de si, pero falla en la dirección y sobre todo en la elección de los actores.

Empezaré por esto último. No es que Jake Gyllenhaal, Natalie Portman y Tobey Maguire sean malos actores individualmente. Ni siquiera es que lo hagan mal en la película, nada de eso. Cada uno hace un papel más que correcto, e incluso en algunos momentos, muy inspirados. No. Es que una película que tiene un triángulo como centro de la historia, en algunos momentos, incluso, triángulo amoroso, falla en la NULA QUÍMICA que hay entre los actores. Como digo, individualmente cada uno hace más de lo que debería, y más de lo que el guión les tenía deparado, pero en conjunto, no sirven.

"Brothers" cuenta la siguiente historia: "El soldado Sam Cahill (Tobey Maguire) tiene una familia feliz. Mujer guapísima (Natalie Portman), dos niñas adorables, y unos padres que le prefieren a él como triunfador, como un marine ejemplar, frente a su hermano Tommy (Jake Gyllenhaal) que acaba de salir de la cárcel y carece de trabajo y de ganas de hacer algo bien. Pero Sam debe volver a Afganistán. Allí será tomado prisionero y dado por muerto. Su mujer y su hermano, entonces se acercarán más, consolándose mutuamente e incluso, llegándose a enamorar. Mientras tanto, Sam, deberá hacer cosas inhumanas para seguir con vida, logrando finalmente volver a casa. Pero él ya no es el mismo por lo vivido en la guerra, y nada será lo mismo con su mujer, sus hijas y su hermano."

Esto es un dramón, pero el guión fracasa ya que no entra en ningún tema a fondo. Toca los temas muy por encima: Crudeza de la guerra, sufrimiento de las familias de lo soldados, relaciones entre cuñados, relaciones familiares, etc. Es decir, el problema del guión, y del director Jim Sheridan, es que juega a varias bandas sin decidirse por una. Y para entendernos, no es que tenga que hacerlo profundamente en todas, pero debería haber elegido que quiere contarnos, porque al tocar tantos temas de manera somera, se queda en nada.

Y luego, como decía antes, está el problema de la nula química entre la chica y los chicos. El supuesto dilema amoroso, el supuesto romance y triángulo, queda reducido a un drama familiar entre entre los hermanos y los padres, porque no hay posibilidad de romance. Es una pena, porque como digo, individualmente hay escenas muy buenas de todos los personajes (Cuando la Portman recibe la noticia, o aquella en la que Portman mira su marido diciéndole que su infidelidad no ha pasado de un beso, las escenas de Tommy con las niñas, la escena crucial de Sam cautivo), pero en conjunto, zozobran.

Además de esas escenas buenas individualmente, también hay alguna lograda de la mano de la dirección, como por ejemplo la muy pero que muy tensa secuencia de la comida familiar con la hija mayor queriendo desequilibrar a su padre, o la escena del padre en la cocina, o cuando habla con sus hijas en el jardín, pero en general, son perlas muy aisladas.

Lo siento por Sheridan, que es un director que me gustaba bastante ("Mi pie izquierdo", "En el nombre del padre" y "The Boxer") pero fracasa en hacer una película interesante, una pena.

No hay comentarios: