lunes, septiembre 06, 2010

Killers


Una de las cintas de este fin de semana. Cine de consumo de baja calidad, al que sólo le interesa hacer caja y recaudar dinero en base a tener a Ashton Kutcher (que también es productor) y a la guapa Katherine Heigl. El resto os lo podéis imaginar.

El argumento de "Killers" podría ser: "Spencer (Ashton Kutcher) es un espía de la CIA que en cumplimiento de una misión conoce a la mujer de sus sueños (Katherine Heigl) de la que , según está escrito en el guión, se enamora. Decidido a dejar su pasado atrás, comienza una nueva vida con Jen, con la que se casa. Tres años después, cuando todo parecía olvidado, todos los amigos del matrimonio intentan matar a Spencer, a cuya cabeza han puesto el precio de 20 millones de dólares. El entrenado espía no puede más que intentar averiguar quién intenta matarle y por qué, ayudado por su mujer que asiste atónita a como su marido se carga a la gente".

A partir de aquí, la cinta no tiene nada más. El argumento es el de una comedia romántica de acción facilona, boba y absurda. Es de vergüenza ajena el hecho de que "de repente" lo vecinos y amigos de la pareja sean, como digo, de repente, todos, asesinos profesionales armados hasta los dientes. Sin más.

En cuanto a los protagonistas, como decía en la entradilla, se limitan a estar ahí. Sabemos que el marido de la Demi Moore no actúa. Se limita a enseñar palmito y poner caras de dolor, como si tuviera almorranas. Ella, que es la actriz de comedia intenta hacernos reír, pero se limita a gritar y poner cara de susto. La química de la pareja es FUNDAMENTAL en una comedia de este tipo, y ambos dos, sendos, no tienen NINGUNA.

Robert Luketic es el que ha perpetrado esto. Lo que en "21: Black Jack" funcionaba, una cinta loca de acción con personajes surrealistas, aquí no. Como digo algunos personajes (los amigos, los vecinos, y la madre) son de vergüenza ajena. Pero además, el director nos hace una introducción de los personajes de casi una hora. Bochornosa y larga. Para luego, saltar, sin ton ni son, a las escenas de acción peor hilvanadas de la historia. Y el intento de suspense y giro final de la trama, con el padre de ella, es bochornoso. Los padres de ella eran personajes con mucho más gancho y "mejunje" que el que el paupérrimo director hace. Sobre todo Tom Selleck, cuya relación con el de Kutcher podría haber sido como la de Robert De Niro y Ben Stiller en "Los padres de ella".

En fin, nada de nada. Ni es una cinta de comedia, ni es de acción ni nada de nada. Eso si, la Heigl y el Kutcher están muy guapos, sin más.
Enhanced by Zemanta

No hay comentarios: