martes, enero 25, 2011

Golpe en la Pequeña China


Los caminos del señor son inescrutables, como la lotería. Siendo este uno de los fines de semana más pésimos que recuerdo, por las incontables comidas de cabeza que he tenido que soportar, y que sólo la sonrisa de mi hijo ha podido arrojar luz entre las tinieblas. Resulta que en una cadena generalista, el domingo a la tarde cuando más trataba de dormir, me encuentro empezando una de las mejores películas del entrañable y queridísimo (por mí) John Carpenter.

Y por tanto, por enésima vez, me quedé embelesado por la cinta que aquí presento: "Golpe en la Pequeña China"

Por desgracia, en la filmografía de Carpenter no todo son series B; Castañas pilongas como "Starman" o "Memorias de un Hombre Invisible" picaban más alto y demostraron que Carpenter se siente generalmente más a gusto (y más libre) en producciones de bajo presupuesto, en las que ha dado lugar a verdaderas joyas: "Asalto en la comisaría del distrito 13", "Halloween", "La Niebla", "1997: Rescate en Nueva York" (ay mi querido Snake Plissken), "La Cosa" y "Vampiros".

"Golpe en la Pequeña China" ("Big Trouble in Little China" 1986), que fue un fracaso estrepitoso en su momento, siempre me ha parecido una película no sólo divertidísima, sino también tremendamente imaginativa y en general redonda. Una cinta cuyo 100% de metraje es divertido, original y trepidante. Una cinta que mezcla la comedia, la acción y lo fantástico sin ruborizarse ante sus incapacidades y sin menospreciar la serie B, esa que decía al principio, que es el género que Carpenter sabe manejar.

La coctelera en la que Carpenter mete el cine de artes marciales de Hong Kong, la fantasía oriental y el folletín policíaco a lo Fu-Manchú crea una mezcla no sólo sorprendentemente homogénea sino perfectamente capaz de conformar un mundo en el que bajo nuestros pies se esconden misteriosos seres de increíbles poderes mágicos (estupendos los tres secuaces de Lo Pan, "Trueno", "Lluvia" y "Relámpago") que desarrollan extraños rituales relacionados con saberes milenarios y mitologías olvidadas. Además tenemos a un "abuelo" que sabe de ritos, a una periodista, a una chica metomentodo, y otros muchos ingredientes para que la acción y la comedia surjan entre los elementos esotéricos.

Pero, ¿Es lo extraño, lo esotérico la virtud de Carpenter en "Golpe en la Pequeña China"? Pues no. Lo nuevo, lo original, lo audaz, lo que hace que ENCIMA SEA TREPIDANTE y APASIONANTE es que frente a todo eso, frente a lo raro, a lo anormal, frente a lo desconocido, frente a lo antinatural, Carpenter pone como héroe, como pieza clave, al personaje más terrenal, vulgar y realista que he visto en el cine: UN CAMIONERO BASTO, CHULO Y FANFARRÓN DE ASPECTO DESASTRADO CONVERTIDO EN HÉROE A SU PESAR (insustituible Kurt Russell, no en vano actor fetiche de Carpenter y el inolvidable Serpiente Plissken)

Un tío que puede estar en bata de mujer de seda azul hablando con su seguro por teléfono denunciando el robo de su camión por parte de un ser antinatural, ¡¡¡y encima parece normal!!. Un tipo que tiene respuestas para todo, despojado del más mínimo glamour y claramente paródico, capaz de suscitar la sonrisa cada vez que abre la boca:

- WANG : "¿Estás preparado?"
- JAKE (con una mueca autosuficiente) : "¿Bromeas? Yo NACÍ preparado"
(me encanta esta frase)

Un personaje que hace que en ningún momento ese humor choque o eclipse el componente fantástico de la cinta.

Además, como decía antes, aderezado por el resto de personajes raros y pintorescos. Eso por no hablar del principal personaje femenino, la pizpireta y animosa Gracie Law, presentado bajo los sugerentes rasgos de Kim Cattrall (que más tarde se haría famosa por "Sexo en Nueva York"), o de la delicada chinita de ojos verdes, un bellezón de cuidado que tiene poco de china - es de Ohio - y aún menos de delicada - fue chica Penthouse.

En fin, "Golpe en la Pequeña China" es para mi una joya que sigue siendo MAGISTRAL, FRESCA, IRREVERENTE y una grandísima muestra del cine de aventuras moderno. Si, si, MODERNO, pese a que se estrenó en 1986. Y es una pena, que al igual que hizo con "Serpiente", Jake Burton, ese camionero chulo, socarrón y fanfarrón, no protagonizara una serie de películas, cada una en la cuál fuera más extraña y en un mundo más raro. Una pena.

1 comentario:

Arckham dijo...

Gran entrada!!!!. Stop.

Gran película!!!!. Stop.

Nada mas que añadir. Stop.

Un fuerte abrazo!!!!..... Stop. XDXD