jueves, abril 28, 2011

Enterrado


El pasado fin de semana vimos esta película de Rodrigo Cortés. La verdad es que tenía muy buenas críticas y se había hecho con algún que otro premio. El resumen es que está entretenida, y que para ser 90 minutos de un tipo metido en un ataud de madera, el resultado es notable, pero ni mucho menos es un peliculón.

La historia es más o menos sencilla: "Un tipo llamado Paul Conroy (Ryan Reynolds) despierta metido en un ataud de madera enterrado bajo tierra. Dispone de unm móvil con cobertura con algo de batería, y 90 minutos de oxígeno, más o menos. Y a partir de ahí, veremos como acaba".

El mayor argumento de la cinta ya lo he comentado. Son 90 minutos con el mismo tipo, el mismo escenario, la sensación de agobio y de estar encerrado y no se hacen pesados. Es más, Costés le saca mucho partido, petróleo decía yo en Twitter, y la cinta para nada es aburrida. Pero la verdad es que no hay mucho más. Estás pendiente por la curiosidad de como saldrá el tipo este de ahí. Por llegar a saber como se ha metido en esto. Y cada vez que se van resolviendo estas tramas (que son algo más complejas de lo que cabría esperar), la cinta se va apagando.

El final, acorde con el tono de la cinta cae como un telón y creo que la cierra de la mejor manera posible. Cualquier otro final hubiera generado dudas, pero tal y como se cierra, bien hecho esta.

Ryan Reynolds me ha gustado. A parte de la envida clara (este tío ha estado casado con Scarlett Johansson) la verdad es que lo hace muy bien. Pasa de la desesperación a la angustia, al miedo, al horror e incluso a hacer actos valientes (poco tampoco exageremos) y lo hace todo creíble. Además, ser el protagonista absoluto de la cinta, llevar el peso del 100% del metraje es algo duro, y sale con nota.

El resto que puedo destacar son algunos momentos brillante de la dirección de Cortés. Por ejemplo algún que otro plano y contra-plano, algún movimiento de cámara dentro del ataud bastante convincente, un par de trávellings inversos saliendo del ataud que nos dan una sensación aterradora de agobio, y sobre todo, un montaje que dota de un ritmo fluído y trepidante a la historia. Como decía, el no aburrirnos durante los 9o minutos es un acierto, pero además tenemos unas cuantas elipsis, que enlazan con cada una de las escenas o secuencias, muy bien armadas.

Eso si, no voy a entrar a valorar algunas cuestiones técnicas, como lo de que tenga cobertura de móvil a pesar de estar enterrado, algunos pasajes con fuego, etc. No importan. Son "mcguffins" (ni siquiera es "suspensión de incredulidad") al servicio del ritmo y de la concatenación de escenas. Sin más.

Lo dicho, una cinta entretenida, pero sin alardes. No es un peliculón, y no habría que perder nada por no verla, pero que una tarde puede servir para entretenerse con las peripecias de un tipo (vivo) en un ataud....
Enhanced by Zemanta

No hay comentarios: