miércoles, julio 20, 2011

Sólo una noche

Reseña para la película que pudimos ver el fin de semana. "Sólo una noche" de Massy Tadjedin. La verdad es que se trata de un folletín de proporciones muy grandes, que la verdad no merece la pena, por lo mal llevado que está.

El argumento sería: "Durante una fiesta de trabajo, ella (Keira Knightley) se da cuenta que su marido coquetea con una nueva compañera de trabajo. A la llegada al hogar conyugal, ambos discuten acerca de la atracción que siente él (Sam Worthington) por su nueva colega (Eva Mendes). Después de hacer las paces, el esposo emprende el viaje de trabajo junto a la atractiva señorita, mientras que su mujer permanece en la ciudad. Durante una sola noche, él tendrá un affair con su colega y su esposa se reencontrará con un antiguo amor que conoció durante su estancia en París (Guillaume Canet)."

La película es un "quiero y no puedo" continuo. No sabemos que es lo que se pretende contar, porque no se cuenta nada. No sabemos que es lo que realmente mueve, afectivamente hablando, a los dos protagonistas. Los dos personajes secundarios (Mendes y Canet) están tan mal perfilados en el guión, tan sósamente rodados, y tan mal interpretados, que no sirven para nada.

Pero es que además, la química de la pantalla para con Keira es nula. Esta chica lo intenta. De verdad, lo creo, pero sus personajes son tan planos una vez realiza las interpretaciones, que no hay por dónde cogerlo. Y digo plano en la interpretación, porque para la directora, sólo existe el personaje de Keira y la actriz. Se la come, literalmente en todos los planos en los que sale. Pero aún así, la chica poco puede hacer.

Realmente, el único que actúa y que hace algo por levantar la calidad de la cinta es Sam. Pero su personaje navega sin rumbo por el guión. No sabemos que hace, porqué lo hace, y encima, el desenlace con la Mendes está mal rodado, montado e ideado. El pobre Worthington intenta darle sentimiento en todo momento, pero de verdad, que es de locos lo mal pensado que está su parte.

En fin. Una cinta sin nada. Sólo para incondicionales de la Keira y/o el cine de líos amorosos sin ton ni son.

No hay comentarios: